*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    ESTADOS UNIDOS.- De acuerdo con los expertos del World Economic Forum o Foro Mundial Económico, existe un grupo de tecnologías emergentes, que están llamadas en este 2016 y los años que vienen, a moldear y cambiar el mundo. Entre ellas, figuran desde los autos sin conductor a la Internet de las cosas, de los órganos “con chip” a las baterías fabricantes de biocarburante.

    -Internet de las nano-cosas: para 2020 serán los 30.000 los dispositivos conectados a la red capaces de “hablarse”. El auténtico cambio llegará con los nanosensores, que podrán circular en el cuerpo humano o ser incorporados en los materiales de construcción. Conectados entre sí, podrán revolucionar muchos sectores, de la medicina a la arquitectura, de la agricultura a la producción de medicamentos.

    -Nuevas baterías: uno de los mayores obstáculos para la difusión de energías renovables es su imprevisibilidad, que no siempre permite una correspondencia entre la oferta y la demanda. Los recientes progresos en las tecnologías de acumulación ofrecerán pronto una solución, con una nueva generación de baterías a base de sodio, zinc y aluminio que se adaptarán a las pequeñas redes eléctricas, ofreciendo energía a los centros habitados hoy sin conexión.

    -Blockchain: se trata de un registro compartido sobre el cual se basa toda la red de pagos con la moneda electrónica BitCoin. Sólo ahora está surgiendo el increíble impacto que podrá tener en cambiar los mercados y su gestión.

    -Materiales en 2D: el más famoso es el grafeno, formado por una sola capa de átomos de carbono, pero además se están desarrollando muchos otros. Los costos de producción, cada vez más bajos, permitirán aplicaciones en varios sectores, desde los filtros para el agua a las tecnologías “para vestir”.

    -Autos sin conductor: su difusión aumentará gradualmente, al igual que los progresos en las tecnologías de seguridad y con la introducción de las normas que regulan la circulación en las calles. Se reducirán los accidentes y el smog, resultando particularmente útiles para una población mundial en envejecimiento progresivo.

    -Órganos con chip: las reproducciones en miniatura de los órganos humanos en microchip permitirán acelerar el estudio de las enfermedades y el desarrollo de nuevos medicamentos.

    -Celdas solares en perovskita: respecto de las tradicionales celdas de silicio, son más fáciles de producir, pueden ser usadas en toda condición y mantienen mejor su eficiencia.

    -Inteligencia artificial: se está abriendo camino una nueva generación de asistentes virtuales, capaces de obedecer al comando vocal para organizar la agenda, controlar el estado de salud y reservar un restaurante.

    -Optogenética: la técnica que usa los impulsos de luz para telecomandar las neuronas permitirá abrir una ventana sobre el cerebro, iniciando el camino de nueva terapias.

    -Bacterias como “fábricas”: los nuevos sistemas de bioingeniería permiten transformar las bacterias en fábricas para producir sustancias químicas, fármacos y biocombustibles de modo sustentable y respetuoso del ambiente.

    jcrh