*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    En febrero de 2016, el MIT Technology Review presentó 10 tecnologías emergentes que se consideraba tenían todos los elementos para cambiar el mundo significativamente durante los próximos años. ¿Cuál ha sido el desarrollo de ellas desde entonces?

    1. Ingeniería del sistema inmune

    Predijimos que el 2016 traería avances importantes en los tratamientos contra el cáncer a través de la edición genética para afinar el sistema inmune humano, y así ha sido. Primero, unos científicos estadounidenses recibieron luz verde para empezar a utilizar la técnica de edición genética CRISPR para personalizar células T y convertirlas en asesinos de cáncer. Resulta que ese estudio contaba con el apoyo del multimillonario de internet Sean Parker, quien anunció en abril de 2016 que donaría 250 millones de dólares (unos 240 millones de euros) para “hackear” el sistema inmune. En noviembre, una empresa china había anunciado que se había adelantado en tratar a un paciente humano con las primeras células T editadas con CRISPR.

    2. La precisa edición genética de las plantas

    La edición génica CRISPR no sólo sirve para tratar el cáncer. La herramienta también permite modificar genéticamente las cosechas. En 2016, los reguladores estadounidenses confirmaron que muchas cosechas CRISPR no estarán sujetas a una regulación especial. Eso significa que llegarán al mercado mucho más rápido que los organismos modificados genéticamente (OMG) anteriores. En la cabeza del pelotón se encuentra una planta de maíz “cerosa” creada por DuPont, útil para las conservas y como agente emulsionador para los aliños de ensalada; podría llegar al mercado en cinco años. Otros científicos han creado un champiñón que no se vuelve marrón. Y en diciembre, unos investigadores del Laboratorio Cold Spring Harbor en Nueva York (EEUU) demostraron que la edición génica puede lograr que las variedades comerciales de tomate maduren en la rama dos semanas antes de lo normal.

    3. Interfaces para hablar con las máquinas

    Sabíamos en febrero que las mejoras del aprendizaje de máquinas habían hecho al software mucho más preciso a la hora de transcribir el habla, abriendo paso para que los ordenadores resulten útiles en más lugares y situaciones. Desde entonces, hemos visto cómo las grandes empresas tecnológicas nos animan cada vez más a utilizar nuestra voz para interactuar con los ordenadores. Se está produciendo una carrera de asistentes controlados por voz, como Siri y el recién lanzado y prosaicamente nombrado Google Assistant. Google y Amazon también creen que las interfaces de voz podrán ayudar a la gente en sus casas, con un nuevo dispositivo llamado Google Home que compite con el más asentado Echo. Amazon está explorando incluso cómo podrían mejorarse las interfaces de conversación si fueran capaces de identificar el estado anímico del usuario en su voz.

    4. Cohetes reutilizables

    Hacia finales de 2015, dos cohetes hicieron algo que ninguno había hecho antes: volvieron a aterrizar en sus plataformas de lanzamiento sobre sus patas plegables. Esas demostraciones fueron obra de Blue Origin, una empresa fundada por el CEO de Amazon, Jeff Bezos; y Space X, fundada y dirigida por el CEO de Tesla, Elon Musk.Los cohetes reutilizables podrían abaratar mucho los viajes espaciales. Desde sus primeros aterrizajes, SpaceX ha realizado cinco aterrizajes más, cuatro de ellos sobre una gabarra no tripulada en el océano Atlántico (aquí se puede ver un breve vídeo del primero de esos aterrizajes). En 2017, SpaceX tiene intención de empezar a reutilizar cohetes que han sido lanzados y aterrizados anteriormente. Blue Origin ya ha vuelto a lanzar uno de sus cohetes reutilizables más pequeños. La lanzadera espacial que voló y aterrizó por primera vez en noviembre de 2015 ya ha despegado y vuelto a tierra cinco veces sin incidente.

    5. Robots que se enseñan unos a otros

    Los robots son torpes. “La mayoría de los robots no pueden manipular la mayoría de los objetos la mayor parte del tiempo”, dijo la profesora Stefanie Tellex de la Universidad de Brown, durante la conferencia EmTech MIT el pasado otoño. Tellex intenta cambiarlo al poner equipos de robots a experimentar con el mundo. De esta forma los robots pueden compartir sus experiencias al intentar asir objetos como cepillos de pelo y patitos de goma para que su software acumule conocimiento más rápidamente. Las empresas también están adoptando ahora ese enfoque. Unos investigadores de Google revelaron recientemente cómo un grupo de brazos robóticos renombrado como “la granja de brazos” aprendió a abrir los pomos de las puertas. Fanuc, uno de los principales fabricantes de robots industriales, ha anunciado que diseñará sus próximos productos de modo que la técnica de aprendizaje necesaria pueda emplearse de forma paralela en sus fábricas.

    6. Apps para el ADN

    ¿Acceso al genoma propio en el momento de pagar? Esa es la gran idea detrás de Helix, una empresa que quiere lograr que extraer la información oculta dentro del genoma sea algo tan fácil -y barato- como instalar una aplicación móvil. A la empresa le ha llevado todo un año convertir su idea en una realidad, incluida la construcción de unas instalaciones gigantescas de secuenciación de ADN en San Diego (EEUU). La tienda de apps finalmente vio la luz en noviembre. Ofrecerá el servicio de investigación de ascendencia de National Geographic Geno 2.0, una app que utiliza el ADN del usuario para recomendar vinos que podrían gustarle y otra que aconseja a los padres en potencia sobre los genes que podrían legar a sus futuros hijos. Para utilizar algunos de sus servicios, se encarga cualquiera de las pruebas y se proporciona una única muestra de saliva. Después, el ADN del usuario seguirá archivado de forma que cualquier app nueva que compre pueda acceder a él de manera instantánea.

    7. La gigafábrica de SolarCity

    Se espera que las instalaciones de casi 11 hectáreas construidas por la empresa solar de Elon Musk en Buffalo, Nueva York (EEUU), empiecen a producir células solares en 2017. Eso podría provocar que el coste de instalar paneles solares en los domicilios caiga en picado, al gozar Solar City del control completo sobre la fabricación, la venta y la instalación de los mismos. Aun así, SolarCity ha sufrido pérdidas constantes. Y aunque un reciente acuerdo para fusionarse con la empresa de coches de Musk, Tesla Motors, proporcionará recursos nuevos, la automovilística también tiene sus propios problemas.

    8. Slack

    A veces las ideas nuevas sólo arraigan cuando surgen en el momento oportuno y su implementación viene dada. Así es la historia de Slack, que ofrece mensajería instantánea y salas de chat para entornos profesionales. La base del servicio es similar a Internet Relay Chat, surgido a finales de la década de 1980. La inclusión en Slack de prestaciones como la subida de documentos y la sincronización continua entre dispositivos móviles y de sobremesa ha demostrado ser muy atractiva para un buen número de trabajadores ahogados por el correo electrónico. Slack ahora trabaja para aprovechar su popularidad entre start-ups y otras empresas ávidas de experimentar para lograr triunfar con corporaciones más tradicionales. El hecho de que Microsoft vaya a lanzar un servicio similar a Slack, llamado Teams, sugiere que la mensajería instantánea en el trabajo ha llegado para quedarse.

    9. Autopilot de Tesla

    Incluimos la tecnología de conducción autónoma de Tesla en nuestra lista después de que la empresa utilizara una actualización de software para mejorar 60.000 coches ya en circulación al conferirles la capacidad de conducirse solos en determinadas carreteras. Desde entonces, esta prestación ha conducido a propietarios de Teslas a lo largo de cerca de 320 millones de kilómetros. Tesla ha añadido recientemente nuevos componentes de hardware a sus vehículos que, según su CEO, Elon Musk, permitirá “una capacidad plena de conducción autónoma”. Cuando podría activarse no está claro, pero Musk cree que podrá colocarla en manos del público antes que otros competidores de la conducción autónoma. Las conexiones de datos de todos los vehículos de Tesla podrían conferirle una ventaja al permitir probar su software con datos del mundo real. Pero los esfuerzos de Tesla se verán complicados por las dos investigaciones federales del primer accidente mortal de Autopilot en Estados Unidos, en el que un Tesla embistió a un camión remolque que realizaba un giro en carretera.

    10. Sacar energía del aire

    Vivimos sumergidos en un océano de senañes inalámbricas, y es posible diseñar dispositivos que las emplean para alimentarse y comunicarse. Unos investigadores de la Universidad de Washington,  desarrollaron este enfoque, al que han denominado wifi pasivo, y fundaron una start-up llamada Jeeva Wireless para comercializarlo. La empresa ahora está hablando con una importante farmacéutica para añadir conectividad a productos médicos desechables. En los laboratorios universitarios, los investigadores de la empresa han diseñado una lentilla alimentada por wifi que puede conectarse con el smartphone del usuario también por wifi, y un prototipo de parche que se coloca sobre la piel del usuario y sigue el mismo enfoque para recopilar y comunicar datos sobre la temperatura y patrones de respiración del usuario.

    con información del MIT

    jcrh