*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    MÉXICO.- Pese a los esfuerzos llevados a cabo por el Gobierno federal, la población de vaquita marina sigue disminuyendo, al grado que hoy en día se ubica en 30 ejemplares cuando el pasado mayo su número se decía era de 60 individuos. México al momento, ha gastado 1.4 millones de pesos diarios a fin de “protegerla”, pero los esfuerzos no rinden fruto.

    La cifra de alrededor de 30 ejemplares con vida, es resultado de la más reciente evaluación de los resultados obtenidos durante la llamada #ExpediciónVaquita2015, en la que se documentó un descenso de su población promedio anual de 34 por ciento.

    El crucero México-Estados Unidos realizado a bordo del buque de investigación Ocean Starr, entre el 28 de septiembre y el 3 de diciembre de 2015, desarrolló un estudio sobre la presencia de vaquita marina con la ayuda de hidrófonos y binoculares de alta potencia, luego de la prohibición por dos años en el uso de redes de enmalle en su área de refugio en el Alto Golfo de California o Mar de Cortés.

    Los resultados del Programa de Monitoreo Acústico arrojaron como resultado la existencia de 60 vaquitas, en contraste con los 567 ejemplares reportados en 1997, los 245 individuos en 2008 y las 97 vaquitas calculadas a mediados de 2014.

    La estimación de alrededor de 60 ejemplares incluía el período comprendido entre el verano de 2014 y el verano de 2015.

    Los esfuerzos que se han llevado a cabo para tratar de salvar a esta especie marina, a lo largo de 730 días, nos hablan de más de mil 69 millones de pesos en la compra de lanchas rápidas interceptoras, drones de última generación y pago de compensaciones.

    A lo largo de dos años, dos mil 699 pescadores, permisionarios e integrantes de la cadena productiva del Puerto de San Felipe, Baja California y el Golfo de Santa Clara, Sonora, recibieron mil 50 millones de pesos en compensaciones, debido a que sus actividades de captura de camarón, tiburón se vieron afectadas por la veda.

    Por otro lado, los tres drones con cámaras de alta resolución y visión nocturna, adquiridos con recursos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para vigilar día y noche el área de refugio de la vaquita marina, tuvieron un costo de 62.5 millones de pesos, pagados a la empresa Arcturus UAV ubicada en California, Estados Unidos.

    con información de agencias

    jcrh