*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    CIUDAD DE MÉXICO.- El pleno del Senado de la República aprobó el dictamen que reforma diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal, a fin de permitir en el país el uso medicinal y científico de la marihuana.

    Durante la sesión ordinaria se aprobó en lo general por 98 votos, siete en contra y una abstención.

    Con esto como antecedente, es bueno y oportuno el conocer cuáles son los usos que actualmente la ciencia y en especial la medicina, le dan a la marihuana y a sus derivados.

    Entre alguno de ellos, destaca que es útil para el tratamiento del glaucoma así como revertir los efectos carcinogénicos del tabaco. Por otro lado,  ayuda a disminuir la intensidad y frecuencia de los ataques epilépticos, detener el avance del cáncer, combatir la ansiedad, auxiliar en el tratamiento del mal de Parkinson y el Alzheimer.

    De igual forma se ha visto que tiene una importante capacidad de aminorar el dolor de la esclerosis múltiple, minimizar los efectos secundarios de algunos tratamientos médicos, aliviar la artritis y atenuar algunos procesos inflamatorios.

    Sin embargo, existen una serie de puntos que deben considerarse y tomarse en cuenta, como apunta el doctor Óscar Adrián Jaimes Ceja, médico cirujano y homeópata egresado del IPN.

    Con relación a la reciente legalización, Jaimes precisó que habría que saber exactamente a qué terapias y a qué usos medicinales se refiere ésta, pues en México no se cuenta con mucha tecnología ni mucho campo de investigación científica en este renglón.

    Sobre las propiedades terapéuticas de la planta, indicó que si bien cada día parecen encontrarse nuevas bondades a su uso, el tratamiento médico con marihuana es más sintomático que curativo; es decir, es muy útil para disminuir los síntomas de algunas enfermedades.

    En adición a lo anterior, recientemente se han encontrado agentes antitumorales en el THC que, combinándose con las terapias convencionales, han reportado recuperaciones más aceleradas en pacientes con gliomas, glioblastomas, cáncer de mama, de próstata, de colon y tumoraciones del sistema nervioso central.

    También se ha usado, con éxito, en terapias de manejo del dolor. En cualquier caso, Jaimes recomienda que la marihuana, como cualquier otra terapia alternativa o complementaria, se administre como un auxiliar a una terapia convencional y bajo estricta supervisión médica.

    Finalmente, el doctor Óscar Jaimes concluyó que los efectos medicinales de la mariguana no se han estudiado a profundidad, pues aún se le sigue percibiendo más como una droga que como un planta con propiedades curativas.

    Pero aclaró que la reciente legalización abre paso un estudio más amplio de las propiedades de la mariguana y sus derivados como terapia alternativa que muestra resultados favorables en el tratamiento de muchas enfermedades.

    con información del IPN y Milenio

    jcrh