*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    MÉXICO.- La vaquita marina, mamifero marino originario de México, se encuentra al borde de la extinción. Su población hoy en día es de apenas 30 ejemplares y de ellos, sólo ocho hembras están en edad reproductiva.

    A fin de poder garantizar su conservación, el Gobierno de México por medio de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) en conjunto con la Marina de Estados Unidos, han apostado por un arriesgado proyecto: localizar a las vaquitas marinas con la ayuda de delfines nariz de botella, especialmente entrenador para dicha tarea.

    Una vez logrado esto, se buscará colocar a las vaquitas en semicautiverio. Se espera que estos mamíferos serán atrapados con redes, sin hacerles daño, para confinarles en corrales a varios metros de la costa, donde podrán cazar su alimento.

    El doctor en Sistemas Acuáticos, Jorge Urbán Ramírez, integrante del Comité Internacional para la Recuperación de la Vaquita (Cirva) reconoció que no fue fácil tomar la decisión de realizar este procedimiento de conservación Ex situ, para mantener algunos de los últimos ejemplares de la especie en semicautiverio, pero es una “acción desesperada”, ante el constante declive en su población.

    La participación de los delfines será vital en el éxito de este proyecto. Son animales con décadas de adiestramiento militar especializados en actividad proactiva como defensiva, de salvamento, transporte de algún objeto, ubicación de minas submarinas o identificación de diferentes sonidos.

    Los defines que participarán en el proyecto utilizarán su sonar natural para ubicar a las vaquitas marinas y luego irán a la superficie para dar aviso a sus supervisores. Una primera prueba ya fue realizada en la Bahía de San Francisco, donde los delfines nariz de botella localizaron con éxito marsopas comunes.

    La Marina de Estados Unidos trabaja con mamíferos marinos desde la década de los 50 en misiones submarinas, para encontrar y marcar minas, equipos de investigación o herramientas militares con el fin de recuperarlas.

    En la actualidad, el Programa de Mamíferos Marinos con sede en San Diego, California, cuenta con 50 leones marinos y 85 delfines que realizan un trabajo altamente confiable junto con su manejadores, que en conjunto son identificados como sistemas de defensa MK4, MK7 y MK8, empleados también para la protección de muelles y barcos ante ataques de buzos enemigos.

    Otro punto importante de esta propuesta de salvación, contempla

    los defines que participarán en el proyecto utilizarán su sonar natural para ubicar a las vaquitas marinas y luego irán a la superficie para dar aviso a sus manejadores.

    Una primera prueba ya fue realizada en la Bahía de San Francisco, donde los delfines nariz de botella localizaron con éxito marsopas comunes.

    En una reunión realizada en los Países Bajos, un grupo de expertos discutió los metodos más adecuados para acelerar la tasa de nacimientos de la vaquita marina, que en condiciones naturales se reproduce cada dos años, tiene una sola cría y requiere de un período de gestación de aproximadamente 11 meses.

    Los científicos señalaron que las técnicas de almacenamiento de esperma de al menos cinco especies de cetáceos están bien desarrolladas, “por lo que las oportunidades de almacenar semen de vaquitas deben ser utilizadas para preservar el material genético”.

    En este sentido, trascendió que Delphinus, operadora de seis hábitats para la interacción con delfines en México, aportará sus conocimientos para la reproducción por inseminación artificial de las vaquitas marinas.

    En 2009, esta empresa estableció un Récord Guinness por tener el mayor número de delfines nacidos durante un año en cautiverio con 11 ejemplares.

    con información de la Semarnat y la Marina de Estados Unidos

    jcrh