*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    Los hombres piensan en el sexo 34 veces y las mujeres 19 veces al día, por lo menos cada 1,700 segundos, aproximadamente. Pero también piensan en la comida y en dormir más que las mujeres. Por lo que los hombres son criaturas basadas en necesidades,no exclusivamente que piensen en el sexo.

    También hay que señalar, las mujeres no están exentas de pensar en el sexo, alrededor de 20 pensamientos sexuales tienen por día.

    La edad es otra cosa que pensamos tiene un gran efecto sobre el deseo sexual.Un estudio de adultos de 18-59 años de edad encontró que a medida que envejecemos somos más propensos a disfunciones sexuales. Por ejemplo, los hombres mayores son más propensos a sufrir disfunción eréctil y las mujeres mayores son más propensos a experimentar dificultades de lubricación.

    Sin embargo, el envejecimiento no está necesariamente asociado a una disminución del deseo sexual. Dos encuestas nacionales de los adultos finlandeses 18-74 y 18-81 años de edad encontraron otros factores incluyendo el funcionamiento sexual, las actitudes hacia el sexo y la relación de cercanía, el envejecimiento no tuvo ningún efecto sobre el deseo sexual.

    Envejecimiento fue, sin embargo, relacionada con tener relaciones sexuales con menos frecuencia, incluso después de controlar estos factores. Así que tal vez las personas mayores se sienten tan juguetonas como lo hicieron cuando estaban en sus 20 años, pero, por alguna razón, son menos propensas a tener relaciones sexuales.

    El deseo sexual, como era de esperar, es importante para nuestra relación y la satisfacción sexual. Un estudio que se centra en parejas, encontraron que la gente más experimentada tienen sus mejores deseos sexuales durante el día y son los mejores que han tenido en su vida sexual.

    Cuando se trata de los factores que controlan el deseo sexual, las hormonas son importantes a considerar. Para los hombres, como los niveles de testosterona aumentan, el deseo sexual es también probable que aumente. Para las mujeres, sin embargo, el efecto de la testosterona y otras hormonas en el deseo es menos claro.

    Las hormonas de las mujeres con pareja no parecen desempeñar algún papel en el control del deseo sexual, en cambio en las mujeres sin pareja, el deseo sexual puede ser especialmente fuerte.

    Una creencia común es que la píldora anticonceptiva disminuye la libido de las mujeres. Sin embargo, una revisión de la investigación existente no encontró un efecto consistente de la píldora en la libido de las mujeres; la mayoría de las mujeres no experimentaron cambio en la libido, como resultado de tomar la píldora, algunas experimentaron un ligero aumento, y otras un ligero descenso.

    Pero ¿qué pasa con los factores sicológicos y ambientales? ¿Cambia el deseo dependiendo de con quién estamos? ¿Cambia dependiendo de cómo nos sentimos acerca de nuestros cuerpos, o el estrés, o el consumo de alcohol? Estas preguntas aún no se han probado, por lo que en la actualidad, el impacto de la vida cotidiana en la excitación sexual sigue siendo en gran parte un misterio.

    alternet.org/r3