*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    GIRONA, ESPAÑA.- Al fracturarnos un hueso, lo más natural es que como parte del tratamiento, el miembro afectado sea inmobilizado por medio de una férula de fibra de vidrio o incluso estorbosas escayolas de yeso, una práctica que no ha cambiado durante generaciones.

    Sin embargo todo esto puede cambiar, gracias a la impresión 3D y en específico a la tarea que está llevando a cabo Xkelet, una firma de Girona, España que por cierto ganó un premio de diseño Red Dot (una prestigiosa competición de diseño internacional) con su escayola, la cual está realizada en celosía de plástico personalizado para cada paciente.

    Por cierto, éstas son impermeables, más cómodas y hasta puede que ayuden a que los huesos se curen más rápidamente.

    Para llevarlas a cabo, es necesario un procedimiento relativamente sencillo: un escáner recopila las características específicas del miembro roto, y un software de diseño las emplea para construir una escayola personalizada. A menudo se imprimen dos piezas, y se fijan al miembro afectado hasta que se cure.

    Al imprimirlas, se tienen grandes ventajas: la escayola elimina la variabilidad del moldeo manual, y su diseño, una estructura de plástico con muchas aberturas redondas, es ligero y permite la transpiración, una mejora obvia de su comodidad y de la higiene del tratamiento.

    Hay que recalcar que los agujeros de estos diseños, tienen una importancia fundamental: permiten al médico y al paciente acceder fácilmente al miembro lesionado.

    El diseño también ofrece a los médicos la posibilidad de estimular la zona lesionada con ultrasonidos y otras tecnologías que pueden ayudar a algunos huesos curarse.

    Xkelet, ha dado a conocer que sus modelos, llegarán a los hospitales en un lapso de seis meses. Aunque las piezas en un inicio serán caras, se espera que el coste se reduzca a medida que aumente la producción.