*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    CALGARY, CANADÁ,-  “El cine es una arma fantástica que nos lleva al mundo de la reflexión,, la crítica o la diversión, dependiendo de a quién le des esa cámara, obtendrás algo diferente”, dijo el director mexicano Emilio Maillé, quien juega con el séptimo arte en blanco y negro o a color.

    El director de “Rosario Tijeras” (2005), “XY La revista” (2009) y “Miradas múltiples” (La máquina loca) (2012), vino a presentar dos de sus películas, una de ellas sobre la apreciación de realizadores internacionales al cine de Gabriel Figueroa.

    Invitado por la Universidad de Calgary y con el apoyo del consulado mexicano en Alberta, Maillé vino a esta ciudad a hablar sobre la Época de Oro del Cine Mexicano y su influencia en la producción fílmica internacional.

    Sus proyecciones y su charla fueron para cerrar con broche de oro ante canadienses el Mexico Days que realiza cada año el consulado para promover la cultura mexicana en esta región petrolera. Ante el público canadiense, el cineasta destacó que las realizaciones en blanco y negro del fotógrafo Gabriel Figueroa atravesaron la década de los años 50 difundiendo la mirada mexicana ante los fotógrafos del cine mundial.

    De esto trata su documental “Miradas múltiples”, exhibido aquí junto con “Rosario Tijeras” en un evento auspiciado por el Centro de Investigación Latinoamericano, de la Universidad de Calgary (LARC).

    “México es un campo de exportación potente para los fotógrafos cinematográficos. Algo hay en México que hace que haya tantos fotógrafos talentosos”, dijo el director, quien vino a hablar de “la potencia mundial” de la cinematografía mexicana.

    Aseveró que con Amat Escalante, Carlos Reygadas, Alejandro González Iñárritu y otros, se muestra una cinematografía “sana y con muchas miradas”.

    El apoyo del Instituto Mexicano de Cinematografía (IMCINE), a través de la Ley 189 que estimula el aporte privado a la producción cinematográfica, “ha sido vital” para el impulso del cine mexicano. “Así hice ‘Miradas múltiples’”, acotó.

    Emilio Maillé comentó que su visita a Calgary también tiene como objetivo entrevistarse con representantes de producciones cinematográficas para estrechar lazos y “por qué no” filmar por acá.

    “Calgary es una ciudad pequeña, pero tiene un peso importante, es un pequeño Hollywood en Canadá. Alejandro González Iñárritu filmó aquí una parte de The Revenant”, recordó. Como parte de su gira por Alberta, el consulado le coordinó un encuentro con directivos del nuevo Centro de Estudios Cinematográficos de Calgary.

    Al respecto, la cónsul mexicana Cecilia Villanueva señaló que filmar en Calgary ofrece menores costos que los de EUA y una gran reserva natural, por lo que la región es un lugar buscado por directores de cine.

    Maillé dijo no tener un proyecto concreto para desarrollar en Calgary, pero aseguró que en el cine, “donde todo nace con sueños y ganas de hacer cosas, ayuda explorar y abrir puertas que no conocías”. Actualmente, está trabajando en un documental en blanco y negro sobre el arquitecto recién fallecido Teodoro González de León. “Lo seguimos en París, en Marsella, en Nueva York y en México”.

    El largometraje se estrenaría a principios de 2017 como parte de los homenajes que la Secretaría de Cultura realizará al prolífico arquitecto que vivió 90 años y cuya huella artística quedó plasmada en los edificios del Colegio de México, el Museo Rufino Tamayo y el Fondo de Cultura Económica, entre muchos otros.

    Defensor del blanco y negro, porque eso hace que las “imágenes tengan fuerza”, Maillé coincidió con Arturo Ripstein en que filmar sin color “es fascinante”. Tras analizar la arquitectura de Teodoro González decidió rodar el documental en blanco y negro, porque “así es más poderoso”.

    Otro de sus proyectos, “Los poetas del cielo”, será a color porque es sobre el mundo de los fuegos artificiales, con artesanos de México y otras partes del mundo.

    La participación de Emilio Maillé en Calgary fue para cerrar el Mexico Days, que se realiza desde hace tres años para promover la cultura mexicana. En este festival de un mes, que comenzó el 2 de noviembre pasado, se realizaron varias actividades culturales y se destacó al sureño estado mexicano de Yucatán.

    “Tuvimos concurso de altares, una discusión académica sobre el buen vivir como un concepto antropológico en boga, una exhibición de 28 fotografías de Cristóbal González y Ana Martín del Campo sobre la Península de Yucatán y el Oeste de Canadá, así como una muestra gastronómica de Yucatán”, detalló la cónsul Villanueva.

    r3