*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    BÉLGICA.-  El Celta, que se había quedado a las puertas de unas semis europeas en tres ocasiones, rompió este jueves su maleficio. El equipo vigués llegó a Bélgica para medirse al Genk, al que había derrotado en Balaídos por 3-2, dispuesto a hacer historia y al fin lo consiguió metiéndose por primera vez en las semifinales de un gran eurotorneo (Europa League) tras conquistar en 2000 la Copa Intertoto de la UEFA.

    Pione Sisto puso el 0-1 con un golazo que los belgas igualaron poco después por medio de Trossard en una segunda parte alocada y de mucho sufrimiento. Un empate que supo a gloria bendita al conjunto de Berizzo, que este viernes, a partir de las 12.30 horas, conocerá a su rival de ‘semis’. Los celestes ya están a un paso de la final del próximo 24 de mayo en el Friends Arena de Estocolmo (Suecia).

    “Canto maior é o esforzo, maior é a gloria” (Cuanto mayor es el esfuerzo, mayor es la gloria), así arrancaba el vídeo que el Celta divulgó en las redes sociales para enardecer los ánimos ante la crucial cita en Genk. Los de Berizzo se dejaron la piel con una defensa heroica en la recta final de la contienda.

    Al final, júbilo total en las filas celestes y en los 550 aficionados que les apoyaron y que disfrutaron de una noche en el Luminus Arena que el celtismo jamás olvidará.

    Los gallegos mostraron una buena actitud y todos sus jugadores trabajaron en defensa. El equipo de Berizzo tuvo la posesión, ejerció una presión alta y dominó el encuentro con posesiones largas, lo que obligó al Genk a correr mucho para llegar a los dominios de Sergio Álvarez. El público belga no dejó de presionar al árbitro escocés William Collum con sus continuas protestas para intentar descentrar y cortar el ritmo a un Celta que en ningún momento perdió la concentración.

    Nada más reanudarse la contienda, Beauvue perdonó el 0-1 tras otra buena intervención del guardameta australiano. Sin embargo, el Celta encontró el premio a la constancia apenas rebasada la hora de partido. Pione Sisto robó un balón y desde la media luna del área gran le pegó al balón con el alma y superó a un Ryan algo adelantado.

    efe/r3