*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    YOKOHAMA, JAPÓN.- Con un triplete del estelar Cristiano Ronaldo, el Real Madrid, se impuso 4-2 al Kashima Antlers en la final del Mundial de Clubes. De esta forma, logró su quinto título en este tipo de torneos.

    El campeón de Europa se adelantó con un gol de Karim Benzema (minuto 9), pero el Kashima le dio la vuelta al marcador con dos tantos de Goku Shibasaki (44 y 52), antes de que Cristiano, elegido el mejor del partido, empatase de penalti (60) y sentenciase en el tiempo añadido (98 y 104).

    Con este título, el Real Madrid se convierte en el primer club en levantar cinco veces el trofeo de campeón del mundo, tras las Copas Intercontinentales de 1960, 1998 y 2002 y el Mundial de Clubes logrado hace dos años en Marruecos.

    El equipo japonés arrancó con mucho ímpetu, pero el equipo español golpeó en la primera ocasión de verdadero peligro del partido: Luka Modric empalmó un duro disparo desde la frontal que paró Hitoshi Sogahata, pero el rechace le quedó manso a Benzema para que, como pasó ante el América, el francés abriera el marcador.

    Con el gol, además, el Real Madrid se acomodó, pensando que lo más difícil ya estaba hecho. Abusaba del juego horizontal, sin profundidad, salvo un par de disparos de Modric y Benzema, y dio la oportunidad a los japoneses de seguir vivos en el partido.

    Y la sorpresa llegó justo antes del descanso, cuando un centro de Shoma Doi desde la izquierda no logró ser despejado por la defensa blanca y Shibasaki batió a Keylor Navas.

    El Real Madrid no reaccionó en el inicio de la segunda parte y los japoneses no renunciaron a nada. Así llegó el segundo de los locales, en un disparo desde la frontal de Shibasaki que se coló pegado al palo del arco de Navas.

    Ese segundo gol despertó finalmente al campeón de Europa, que empató con un gol de penalti cometido sobre Lucas Vázquez que transformó Cristiano Ronaldo.

    Tras el empate, el Real Madrid se volcó sobre el arco japonés y de nuevo Cristiano y Sergio Ramos, en dos jugadas consecutivas (minuto 61) y Marcelo (65), podrían haber roto el empate.

    Después lo intentaron Benzema, en un remate a la media vuelta que paró Sogahata (73) y Cristiano Ronaldo, primero en un cabezazo desviado (80) y después en un mano a mano que el portero sacó con el pie (81).

    Pero en los últimos minutos, el físico japonés se impuso y Navas evitó el gol de los asiáticos, primero desviando a córner un disparo lejano del brasileño Fabrizio (88) y después sacando con el cuerpo un mano a mano ante Mu Kanazaki (89).

    Con el 90 cumplido hubo una jugada que pudo haber marcado el desenlace: Ramos cometió una falta y el árbitro se echó la mano para sacar la amarilla al capitán, que hubiese supuesto la expulsión. Finalmente el zambiano Janny Sikazwe no enseñó la cartulina y el defensa blanco pudo continuar.

    Pero incluso en el alargue, Endo pudo haber evitado la prórroga, pero remató al lateral de la red.

    En el tiempo extra, Ronaldo se reencontró con la eficacia ante el arco rival y en sendos remates desde el interior del área acabó con la resistencia nipona (98 y 104), dando el pentacampeonato mundial al Real Madrid, aunque entre ambos goles Yuma Suzuki estrelló un cabezazo en el larguero (101) que hubiese supuesto el empate a tres goles.

    El Real Madrid logra con este título el triplete internacional en 2016, tras ganar la Liga de Campeones y la Supercopa de Europa, los tres bajo la dirección de Zinedine Zidane, que no hace aún un año tomó un equipo mentalmente destrozado por los malos resultados.

    con información de agencias

    jcrh