*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    MADRID, ESPAÑA.- Pese a su corta carrera como entrenador, Zinedine Zidane puede presumir de varios logros… claro, en mucho ayuda el equipo que dirige y que es nada menos que el Real Madrid. El domingo, el conjunto merengue, se hizo del título del Mundial de Clubes, para convertirse en el primer conjunto pentacampeón de la historia.

    Sin embargo, ahora enfrenta un reto mayor: evitar el natural bajón que acompaña a los grandes triunfos y de los cuales, el Real Madrid no es ajeno, ya que en la campaña 2014-2015 sufrió precisamente de esto.

    En ese entonces el encargado de los merengues era Carlo Ancelotti, aunque Zidane se encontraba como segundo a bordo.

    A finales de 2014, el Real Madrid jugaba de gran forma, había batido el récord de victorias consecutivas y alzó el título mundial de clubes en Marruecos en diciembre, tras ganar por 2-0 en la final al San Lorenzo de Almagro.

    Pero, en la segunda parte del curso, el equipo se vino inexplicablemente abajo y acabó la temporada sin sumar ningún título más y con el técnico italiano destituido.

    El Real Madrid tendrá unos días de descanso por el periodo navideño y después tendrá que seguir luchando por los dos grandes objetivos de la temporada: ganar la Liga española después de haber sumado un solo título nacional en los últimos ocho años (2012) y convertirse en el primer equipo en repetir en la Champions desde que se disputa con el formato actual.

    Como señalamos previamente, Zidane en este mundo se encuentra por un gran momento: triplete internacional (Champions, Supercopa de Europa y Mundial de Clubes), además del récord del club de partidos sin perder (37 después del domingo) y el de mejor arranque en una temporada (26 partidos invicto).

    Por lo que toca al gran referente del equipo, Cristiano Ronaldo, el Mundial de Clubes también fue su gran consagración: fue distinguido con el Balón de Oro el mismo día que llegó a Japón y el delantero no pudo celebrarlo de mejor manera: mejor jugador del torneo, máximo goleador (cuatro goles) y decisivo en la final con un triplete.

    “Fue un año inolvidable, a nivel colectivo e individual. Ganamos la Champions, la Supercopa (de Europa), la Eurocopa con Portugal, ahora el Mundialito y hace unos días el Balón de Oro… así que fue perfecto”, comentó.

    jcrh