*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    MÉXICO.- Desde hace semanas, la constante en el gran parte del país, es que no hay suficientes combustibles. Pemex atribuye esto a tres tomas clandestinas, que afectaron la correcta operación del ducto Salamanca-Aguascalientes.

    De igual forma, “culpó” al mal tiempo en sus puertos de desembarque. La realidad, es que en época de vacaciones escasea la gasolina.

    Pemex llama “desfase de reparto” al desabasto que se vive en Aguascalientes, Zacatecas, Michoacán y Guanajuato.

    Integrantes de la Asociación Mexicana de Empresarios Gasolineros reportan que el desabasto afecta a zonas de Oaxaca, Chihuahua, Guerrero, Morelos, Puebla, Tlaxcala y Durango.

    Otros empresarios reportan también faltantes de entre 10 y 20% de gasolineras en Monterrey y Saltillo, lo que atribuyen a labores de mantenimiento y revisión de las refinerías de Cadereyta y Madero.

    Por otro lado, quedó en claro que en 2017, las gasolinas serán un 20% más caras de acuerdo con Petróleos Mexicanos. Esto, como consecuencia de la anunciada liberación gradual del mercado a lo largo del próximo año.

    Los precios de las gasolinas en México son impuestos por la Secretaría de Hacienda, pero el miércoles la Comisión Reguladora de Energía (CRE) anunció su liberación en cinco etapas, por regiones del país, que comenzará a finales de marzo y concluirá en diciembre.

    González Anaya explicó que la Secretaría de Hacienda, la de Energía, la CRE y Pemex trabajan en la metodología para determinar los precios máximos de las gasolinas por región, que entrarán en vigor el 1 de enero de 2017, antes de la apertura total del mercado.

    A más tardar la próxima semana la Secretaría de Hacienda publicará la nueva fórmula para definir los precios de las gasolinas al consumidor con un nuevo parámetro: los topes de tarifa en que las gasolineras podrán vender dependerán de la región en que se ubiquen por los costos de traslado, con lo que es previsible que haya tantos precios como terminales de reparto hay en el país a partir de enero, y todos serán superiores a los actuales.

    La fórmula sumará el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS), de 4.6 pesos por litro, definido por el Congreso en la Ley de Ingresos, más los costos de referencia del mercado estadunidense de la gasolina, y los de refinación, transporte y almacenamiento de las gasolinas y diésel que se reconocerá a Pemex.

    Dado que el precio internacional de referencia de la gasolina ha subido cerca de 10% en los últimos dos meses impulsado por los incrementos del precio del petróleo en el sur de Estados Unidos, el cual es el mercado de referencia y se determina en dólares, los cuales también se han apreciado frente al peso, el precio de la gasolina subirá.

    jcrh