*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    NUEVA YORK,- Las preocupaciones de Estados Unidos gravitan sobre la seguridad nacional y esto se convierte en un obstáculo para el coloso tecnológico de China: Huawei cuyos equipos de redes de telecomunicaciones no pueden ingresar pese a ofrecer teléfonos inteligentes de alta gama a los consumidores estadounidenses.

    En EEUU se distribuyen más del 80% de los celulares que se venden en el país, se resisten a trabajar con Huawei, el tercer fabricante mundial de smartphones por envíos detrás de Samsung Electronics Co. y Apple Inc., debido a la falta de reconocimiento de su marca.

    Un informe del Congreso de EEUU de 2012 recomendó que los operadores celulares no usarán equipos de Huawei en sus redes ante el temor de que China pudiera emplearlos como una herramienta de espionaje sobre los estadounidenses. La empresa ha negado tales acusaciones y asegura que opera en forma independiente del gobierno chino.

    También hay escollos técnicos relacionados con los estándares celulares que le encarecerían a Huawei su expansión en EE.UU. “No hemos encontrado cómo eliminar estos obstáculos”, reconoció un ejecutivo de la empresa que optó por el anonimato. “Es muy complicado”.

    Huawei anunció este mes el lanzamiento de su smartphone de alta gama Mate 9 en EE.UU. El celular, que en Europa cuesta 699 euros (unos US$759), probablemente será vendido sólo en minoristas en internet, como Amazon.com Inc., señalan fuentes cercanas. Huawei no ha revelado ni el precio ni la fecha de lanzamiento del dispositivo en EE.UU.

    EE.UU. es la gran pieza que le falta a Huawei en su estrategia de expansión global. La empresa, fundada hace tres décadas por Ren Zhengfei, un ex ingeniero del Ejército de Liberación Popular, se ha vuelto una potencia gracias a su crecimiento en China, el mayor mercado mundial de teléfonos inteligentes, además de Europa, Medio Oriente, África y América Latina. En EE.UU., donde vende modelos económicos, tuvo una participación de mercado de apenas 0,4% en el tercer trimestre, según la firma de investigación Canalys. Apple domina el mercado estadounidense, con una cuota de 39%, seguida por Samsung, con 23%.

    EE.UU. es el mayor mercado del mundo para los celulares de alta gama que cuestan más de US$500, de acuerdo con Canalys. Una buena acogida en ese mercado ayudaría a Huawei a cumplir su misión de superar a Apple y Samsung en un plazo de cinco años para convertirse en el mayor vendedor de smartphones del mundo.

    “Establecer confianza en EE.UU. demora su tiempo”, reconoció en una entrevista Richard Yu, jefe del negocio de teléfonos inteligentes de Huawei.

    No obstante, hay obstáculos técnicos. Para cumplir con el estándar de telefonía celular que utilizan los operadores estadounidenses Verizon Communications Inc. y Sprint Corp., Huawei tendría que realizar cambios sustanciales y costosos en sus chips móviles. Verizon y Sprint tampoco divisan muchos beneficios de añadir los dispositivos de Huawei a su ya abarrotada línea de móviles tomando en cuenta el recelo del gobierno estadounidense hacia la compañía, según fuentes al tanto.

    Huawei también está inmersa en una disputa por patentes con el operador T-Mobile US Inc., por lo que la colaboración entre los dos es menos probable. Aunque Huawei alberga esperanzas de que pueda llegar a un acuerdo con AT&T Inc., uno de los dos mayores operadores de telefonía móvil en EE.UU., junto con Verizon, no queda claro que puedan alcanzar una alianza, dijo Yu.

    Hasta el momento, Huawei ha ignorado el mercado estadounidense y se ha enfocado en países donde ha tenido una acogida más calurosa. En Europa Occidental, ha realizado grandes inversiones en publicidad, trabajado estrechamente con las cadenas minoristas locales y patrocinado equipos de fútbol. Como resultado, su cuota de mercado se ha más que duplicado para alcanzar 13% en el tercer trimestre, frente a 6% en igual lapso del año pasado, según la firma de investigación de mercado IDC.

    En EE.UU., donde los celulares vendidos por los minoristas representan una pequeña porción del mercado, Huawei necesita una estrategia diferente. Apple y Samsung dominan el mercado de alta gama, o premium, y es difícil que otros fabricantes convenzan a los operadores de que vendan sus modelos más caros, dicen analistas.

    Otras empresas chinas, como ZTE Corp. y TCL Communication Technology Holdings Ltd., propietaria de la marca Alcatel, trabajan con los operadores en EE.UU. pero se concentran en modelos que cuestan menos de la mitad de los de Apple y Samsung. ZTE también promociona su marca al auspiciar a equipos de la NBA, la liga de baloncesto estadounidense.

    wsj/r3