*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    MÉXICO.- Diversos especialistas concuerdan en señalar que la llamada “cuesta de enero” podría extenderse hasta al menos el mes de julio, en tanto que la inflación estaría llegando al 5%, como consecuencia del ajuste a los precios de las gasolinas y la depreciación del peso.

    Por otro lado, economistas de BBVA Bancomer, indicaron que  “la inflación rebasará 4% en enero, se mantendrá por encima de ese nivel todo el año, alcanzará un máximo en torno a 5% en julio y descenderá hasta el cuarto trimestre de 2017 para ubicarse en 4.65% al cierre del año”.

    Así se espera que la mayor inflación se traducirá en una peor evolución de los salarios reales, con un posible impacto adicional sobre el dinamismo del consumo privado.

    Expertos de Santander coincidieron en que “todo parece indicar que la inflación para este 2017 se ubicará por arriba del rango establecido por Banxico de tres por ciento +/-1%; derivado de la devaluación del tipo de cambio, la liberalización de los precios de las gasolinas y del incremento en el salario mínimo. En nuestro caso ya consideramos un escenario de inflación de 4.5 por ciento para este 2017”.

    Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex, advirtió que “la inflación anual en enero de 2017, a reserva de validar con nuestro monitoreo de precios en dicho periodo, pudiera quedar en 4.4 por ciento, nivel muy superior a la meta de precios de Banco de México, y ya no regresar a la banda en lo que resta del año”.

    “La inflación de la primera quincena estaría en 0.99 por ciento respecto a la segunda quincena de diciembre, siendo la inflación quincenal más alta desde la primera quincena de enero de 1999”, precisó Guillermo en un análisis.

    El reto para la política monetaria en 2017 es mayúsculo, ya que el incremento de precios de las gasolinas (tanto el directo al consumidor como los indirectos por ser un insumo en los costos de transporte de mercancías y pasajeros) se adiciona al impacto de la depreciación del tipo de cambio que se ha tardado en reflejar en la inflación, pero ya se había reflejado en la inflación al productor.

    con información de agencias

    jcrh