*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    MÉXICO.- México cerró el 2016, en medio de la peor crisis financiera desde 2008, al grado que la deuda total del país aumentó un 48.9% al mes de noviembre. Esto, de acuerdo a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la coloca por arriba del saldo de 35% en la crisis de 1994-95.

    El dólar en bancos arrancó el año hasta en 17.70 pesos y finalizó 2016  en 21 pesos. A lo largo de estos 12 meses la moneda mexicana fue golpeada por el nerviosismo de inversionistas que retiraron su capital por factores externos como el lento crecimiento mundial, la decisión de la Gran Bretaña de separarse de la Unión Europea, el alza de tasas de interés en Estados Unidos y, principalmente, las elecciones de Estados Unidos en las cuales ganó Donald Trump, quien planea modificar el Tratado de Libre Comercio (TLC), confiscar las remesas y deportas a millones de mexicanos.

    “El Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), la medida más amplia de deuda pública, ascendió a 9 billones 383.7 mil millones de pesos al mes de noviembre, mientras que el observado al cierre de 2015 ascendió a 8 billones 633.5 mil millones de pesos”, expuso en su reporte mensual de finanzas públicas.

    Es decir, el saldo se incrementó 750 millones 200 mil pesos en un año.

    Durante el año, agencias calificadoras como Moody’s y Standard & Poor’s emitieron llamadas de alerta sobre el rápido ritmo de crecimiento de la deuda, por lo que, advirtieron, la calificación de México podría bajar. Esto ahuyentaría la confianza de los inversionistas.

    De acuerdo con economistas, el flujo de inversiones es una de las claves para el crecimiento del país. Este 2016, prevé el Banco de México, habrá un crecimiento alrededor del 2 por ciento.

    La caída de los precios del petróleo y la depreciación del peso encarecen más el pago de deuda en dólares, explicó Bloomberg.

    Al cierre de noviembre de 2016, el saldo de la deuda neta del Gobierno Federal se situó en 6 billones 923.5 mil millones de pesos, frente a los 6 billones 230.6 mil millones de pesos del mismo periodo de 2015.

    La deuda interna fue de 5 billones 127.8 mil millones de pesos, mientras que la deuda externa neta del Gobierno Federal registró 87.4 mil millones de dólares (equivalente a 1 billón 795.7 mil millones de pesos).

    Los ingresos presupuestarios del sector público durante enero-noviembre de 2016 se ubicaron en 4 billones 209.8 mil millones de pesos, un 9.2 por ciento respecto al mismo periodo de 2015, principalmente por los tributarios.

    Los ingresos tributarios no petroleros ascendieron a 2 billones 457.9 mil millones de pesos, un 11.5 por ciento más que en 2015. El Impuesto Sobre la Renta (ISR) subió 12.3 por ciento; el Impuesto al Valor Agregado (IVA), 7.8 por ciento; el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios  (IEPS), 17.3 por ciento y el impuesto a las importaciones un 11 por ciento.

    En contraste, entre enero y noviembre de 2016, los ingresos petroleros se ubicaron en 747.0 mil millones de pesos, mayores en 0.2 por ciento en términos reales a los del mismo periodo del año anterior.

    Sin embargo, si se excluyen los ingresos derivados de las aportaciones patrimoniales del Gobierno Federal a Pemex que se compensan en el gasto por el mismo monto, los ingresos petroleros disminuyen en 20.2 por ciento debido a las reducciones en el precio promedio de exportación de la mezcla mexicana de petróleo de 26.9 por ciento, que pasó de 46.3 dólares por barril en 2015 a 33.8 en 2016; a la reducción en la producción de petróleo de 4 por ciento, que disminuyó de 2.273 miles de barriles diarios en 2015 a 2.183.

    En cuanto al gasto, entre enero y noviembre de 2016, se ubicó en 4 billones 520.2 mil millones de pesos, un 3 por ciento respecto al mismo periodo de 2015.

    con información de agencias y Sin Embargo

    jcrh