*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    GINEBRA, SUIZA.- Para la Organización Internacional del Trabajo (OIT), durante los pasados cuatro años, el crecimiento de los sueldos en el mundo, se ha visto frenado drasticamente, al registrar una tasa de 1.7% en 2015 en comparación con el 2.5% de 2012.

    Si se excluye China, donde el crecimiento salarial ha sido más rápido que en el resto del mundo con una tasa de 6.9% el año pasado, “el incremento de los salarios mundiales pasó de 1.6% en 2012 a 0.9% en 2015”, según los expertos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

    En lo que concierne a los países emergentes o en desarrollo del G20, el crecimiento de los salarios reales también se ha ralentizado, pasando de 6.6% en 2012 a 2.5% en 2015.

    Por lo que corresponde a las naciones desarrolladas, los sueldos aumentaron 2.2% en Estados Unidos en 2015, 1.5% en Europa del norte, sur y oeste, y 1.9% en los países de la UE.

    Estas tendencias salariales “son una gran fuente de preocupación”, declaró en una conferencia en Ginebra, Deborah Greenfield, directora general adjunta de la OIT.

    “Ciertas ganancias logradas durante los últimos años podrían fácilmente deteriorarse”, agregó.

    Según la responsable de la OIT, “no vemos una voluntad política para reducir la brecha” entre países en desarrollo y desarrollados.

    Para Greenfield, las desigualdades salariales están particularmente marcadas en lo que concierne a las mujeres, que ganan una media de 20% menos que los hombres.

    Y cuando observamos la situación hombre/mujer en el tramo de los que más ganan, la diferencia de remuneración supera el 50% de acuerdo a este informe.

    Un “hombre presidente (de una empresa) gana el doble que una mujer” que ejerce el mismo cargo, según un experto de la OIT.

    La diferencia salarial en las empresas que pagan los sueldos medios más altos es particularmente importante. En lo más bajo de la escala, los asalariados cobran una media de 7.1 euros la hora, en tanto que en lo más alto alcanzan a los 844 euros por hora.

    Para reducir estas diferencias, la OIT preconiza varias soluciones: las negociaciones colectivas, la autorregulación de las remuneraciones excesivas, y la promoción de la productividad.

    con información de la Organización Internacional del Trabajo

    jcrh