embed | Digitall Post : Digitall Post
DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

 

* El “Año de Hidalgo” es una costumbre de la política en México que consiste en acabar con los recursos gubernamentales antes del fin de sexenio

 

La tradición política del “Año de Hidalgo, chingue a su madre el que deje algo”, ha sido una práctica que funcionarios corruptos aprovechan para llevarse lo que puedan antes del final del sexenio, hecho que podría dejar en una situación difícil al próximo mandatario Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo con la BBC, existen huellas de que parte de los funcionarios del gobierno saliente encabezado por Enrique Peña Nieto, están llevando a cabo la jugosa repartición de los recursos gubernamentales como indemnizaciones, contratos, información para vender, etc.

En el artículo titulado “El ‘Año de Hidalgo’ y AMLO: la irregular tradición política en el cambio de gobierno en México y el lastre que le deja a López Obrador”,  se explica que la tradición priista será en claro detrimento de la siguiente administración encabezada por AMLO.

“Se entregan contratos de forma irregular, hay contrataciones en plazas definitivas para amigos o personas recomendadas y se autorizan incremento de salarios.

“Con frecuencia –sobre todo en gobiernos locales- ‘desaparecen’ escritorios, computadoras, automóviles o se vacían cuentas bancarias”, indica el texto.

El mismo texto de la cadena inglesa hace una lista de las pruebas que demuestran que el “Año de Hidalgo” se está llevando a cabo, por ejemplo:

 

1) Que en 2018 se incluyó a la nómina definitiva de la Ciudad de México a 250 personas que tenían contratos temporales
2) El incremento salarial retroactivo a enero, de la Alta Burocracia, decretado por Hacienda.
3) La entrega de 156 contratos, con un valor de 43 mil 380 millones, entregados por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y para aplicarse durante la administración de AMLO.
4) El bono de retiro de 128 senadores (Alrededor de 3 millones de pesos) y 500 diputados (alrededor de 1 millón de pesos por persona).
5) La emisión de bonos de deuda por 10 mil millones de dólares colocados por Hacienda en julio.

 

Por otro lado, el reportaje de la BBC señala que no sólo estas acciones son parte del “Año de Hidalgo”, sino que vender propiedades públicas como terrenos o edificios son parte de la “tradición”, tal y como ocurrió en el gobierno de Quintana Roo, con Roberto Borge al frente.

Este fenómeno significaría importantes compromisos económicos para el gobierno de AMLO, quien para el analista y presidente de Grupo Consultor Interdisciplinario, Alfonso Zárate enfrentará un “lastre muy pesado y difícil”.

Otra práctica corrupta que menciona la investigación de la BBA es la llamada “política de puertas giratorias”, mencionada por el político independiente Pedro Kumamoto.

Esto se refiere a la práctica de altos funcionarios que al terminar su período en el gobierno, de inmediato se contratan en empresas privadas que están vinculadas con su actividad de gobierno.

“Eso significa que te llevas el conocimiento de un espacio de toma de decisiones, como por ejemplo una secretaría, para beneficiar a quien te contrata”, detalló el político.

La consecuencia de esta “política” es que empresas no aptas obtienen contratos oficiales en detrimento del patrimonio público.

 

 

Imagen: AFP 

 

 

También te puede interesar:
Buena señal la reducción en el presupuesto de la Corte: AMLO
Peña Nieto le deja a AMLO un México lleno de inseguridad