*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    CIUDAD DE MÉXICO.- Las voces de Manoella Torres, Estela Núñez, Coque Muñiz y Carlos Cuevas en su máximo esplendor.

    La fría noche del pasado sábado se convirtió en uno de los importantes momentos en la vida musical de cuatro de los mayores exponentes de la balada y el bolero en nuestro país; Manoella Torres, Estela Núñez, Jorge “Coque” Muñiz y Carlos Cuevas. Al encuentro tuvieron el tino de llamarle “El tiempo es oro” y los suspiros, comentarios, acompañamientos corales y aplausos de los asistentes lo confirmaban a cada momento.

    La bienvenida de la noche les correspondió a los caballeros y fue precisamente con un intro de “Tiempo” que daba la pauta a un homenaje al príncipe de la canción, José José. La respuesta fue inmediata, el agradecimiento de la mancuerna que por años han probado el éxito juntos, a través de su sentimiento, comedia y cantar.

    Los caballeros dieron la bienvenida a “la mujer que nació para cantar” como la llamara el otrora genio musical mexicano, Armando Manzanero. Ella llegaba por más de media hora a presentar sus grandes éxitos. La gente no dejaba de aplaudirle, cantar con ella y decirle cuánto la amaban. Las canciones que cantaron con ella fueron; Acaríciame, Tómame o déjame, Herida de muerte, Libre como gaviota, Ahora que soy libre y Te voy a enseñar a querer, todas con su impecable voz y con arreglos actualizados muy sutiles.

    Era el momento para que Carlos Cuevas regresara para entregar “Ódiame” y a la mitad de la canción daba las gracias a Estela Núñez por aceptar estar con ellos en ese encuentro y cantar juntos el que fuera de los grandes éxitos de Estelita en los años 70´s. Después del ovacionado dueto, Estelita mostraba su voz cual si el tiempo se hubiera detenido con temas como; Déjate amar, Con las manos vacías, Lágrimas y lluvia, Por amores como tú, Una lágrima y realizaba otro dueto, ahora el cover que hiciera su éxito, “Nunca más podré olvidarte” con Coque Muñiz.

    El “dúo dinámico del bolero y la balada” regresaba al escenario del Coloso para cantar y demostrar que el país más fiel es México con “No debes tener dos amores” y los popurrí homenajes a Juan Gabriel y Armando Manzanero llegaban para brindar emotivos momentos a los escuchas que los acompañaron en cada una de las interpretaciones, tal como si estuvieran con ellos en el escenario.

    Las oportunidades que se dan a la sangre esta vez fue para Axel Muñiz, hijo de Coque, quien cantó “Te amo” con su padre y “Si nos dejan” con Cuevas. Y para mostrar una evolución bastante palpable interpretó “Por Amarte” un tema complicado pero muy bien ejecutado. Las voces del respetable al final fueron, “que bien canta el hijo del Coque”. Y fue con “Tu de qué vas” que Axel acompañado por los estelares masculinos cerró su participación.

    Un popurrí de “El lujo de México” don Marco Antonio Muñiz llegó con “Despertar, Escándalo, Luz y Sombra, y Perdón”. Esta muestra de los éxitos dio pauta a un momento que todos esperaban, la remembranza de lo que fue la más grande plataforma musical de la década de los 70’s a los 90’s. El Festival de la OTI donde tres de ellos hicieran historia. Estelita con Vivir Sin Ti ganando el primer lugar en una de las ediciones más polémicas en la historia del festival, Carlos Cuevas que con Bolero ganará el primer lugar nacional e internacional y Coque con un tema que se sigue cantando hasta hoy, “No prometas lo que no será” de las grandes perdedoras.

    Manoella por ser extranjera solo participó alguna vez como cantante invitada. El momento de cantar los temas comentados llegó y el Auditorio Nacional se llenó de nostalgia salpicada de admiración y respeto porque los exponentes cantaron exactamente igual que en los años que ganaran décadas atrás. De pie fue el aplauso para todos ellos. Manoella se unió a Coque para acompañarlo en la parte que originalmente fuera interpretada por María del Sol.

    La recta final llegó y la despedida se anunciaba con “Vive” del gran José María Napoleón, pero los aplausos no les permitían retirarse, así que “La barca, Mucho corazón, Qué te ha dado esa mujer” acompañados por un requinto, los caballeros despedían la noche, y con el público de píe, todo el recinto cantaba con ellos “Por amor” y los despedían aplaudiendo al sentimiento, la voz y la trayectoria de cuatro de los más grandes exponentes de la balada y el bolero que México ha dado al mundo musical.

    Lo único que faltó fue que COQUE cumpliera la promesa de cantar “Verte a ti” su carta de presentación en la OTI, al que le debe mucho pero que no le ha hecho justicia, ni él, ni la revolución. Ya lo hará.