*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    BERLÍN,- Establece sus reglas el país germano y habla de retirar ayuda al desarrollo a los países que se niegan a aceptar a los nacionales que Alemania acuerde deportar, también tobilleras electrónicas para mantener localizados a los islamistas potencialmente peligrosos.

    Heiko Mass y thomas de Maiziére ministros de Justicia y de Interior acordaron en respuesta al atentado cometido en diciembre en Berlín por el tunecino Anis Amri donde doce personas murieron y varias más resultaron heridas.

    El caso Amri no puede volver a repetirse”, explicó Maas en referencia a la cadena de fallos que han salido a la luz durante la investigación del atentado, empezando por la situación en Alemania del autor. Amri se hizo con 14 identidades para cobrar más ayuda social, estaba fichado por los servicios secretos y pendiente de ser deportado, lo que no sucedió porque Túnez se negaba a aceptarlo como nacional.

    En el futuro, “vamos presionar desde todos los ámbitos políticos para que los países de origen acepten a sus nacionales y eso incluye sanciones a la ayuda al desarrollo”, anunció De Maizière y agregó que todos los ministros de Interior de la Unión Europea están de acuerdo en vincular la ayuda al desarrollo con el grado de cooperación de los países de origen.

    También para que no se repita un caso como el de Amri, los titulares de Justicia e Interior han coincido en la necesidad de eliminar las trabas que impiden que una persona pendiente de deportación pueda ser retenida en prisión por un máximo de 18 meses. El tunecino tuvo que ser puesto en libertad porque su documentación no llegaba.”Es absurdo que sólo se pueda retener en prisión aquellas personas sobre las que hay un posibilidad real de deportación en un plazo de tres meses”, dijo el socialdemócrata Maas, que también dio el visto bueno a restringir la residencia y movimientos a los migrantes que mientan sobre su identidad que pedía su colega de Interior, así como las sanciones.

    Para los islamistas considerados “peligrosos” y en esa relación de la Oficina Federal de Protección de la Constitución hay en estos momentos 548, entre ellos 224 extranjeros y 62 pendientes de deportación, los ministros abogan por el uso de una tobillera electrónica que permita tenernos localizados.

    “No es un método infalible, pero si muy necesario, pues facilitará el trabajo de las fuerzas de seguridad”, afirmó el titular de Justicia, que deberá hacer encaje de bolillos para incluir en la legislación la imposición de ese tipo de tobilleras con carácter “preventivo” a personas que aún siendo consideradas peligrosas no han cometido delito y en consecuencia son inocentes.Maas y De Maizière acordaron también reforzar los programas de prevención, acelerar la puesta en marcha del registro europeo antiterrorista de pasajeros aéreos e impulsar el intercambio de datos entre los países comunitarios, medidas que “aumentará la seguridad de los ciudadanos sin interferir de manera desproporcionada en las libertades” y que según ?De Maizière el Gobierno aprobará en esta legislatura, que concluye en otoño.

    r3