*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    BERLÍN,-  Por espacio de 13 meses la policía alemana vigiló a Anus Amri, el supuesto autor del atentado en un mercado navideño de Berlín, según información publicada por el Süddeutsche Zeitung. La Fiscalía anunció el miércoles la detención de un tunecino de 26 años vinculado a Amri, quien murió cuatro días después en un tiroteo en Milán por la policía italiana.

    Según la portavoz de la Fiscalía, la policía registró el martes la habitación del joven tunecino, que habría cenado con Amri la noche anterior al ataque en Berlín, aunque no está confirmado que el sospechoso colaborara en este.

    En el intento de reconstruir los pasos de Amri, la policía ha detallado el recorrido del camión que convirtió en arma mortal. Justo después de empotrarlo en el mercado navideño, el presunto autor, de 24 años, se encaminó a la estación de metro de Zoo, donde fue grabado por las cámaras de seguridad.

    Allí, mostró a las cámaras su dedo índice, un gesto habitual entre los yihadistas que juran lealtad al autoproclamado Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés). Los investigadores han comprobado también que el arma que los policías italianos encontraron tras el tiroteo con Amri era la misma que usó para matar en Berlín al conductor polaco del camión.

    Cada nuevo detalle sobre lo ocurrido arroja más dudas sobre la actuación de las autoridades alemanas. Según el diario Süddeutsche Zeitung, la policía investigó durante al menos 13 meses al hombre que más tarde acabó matando supuestamente a 12 personas y dejando medio centenar de heridos. Gracias a la información que le proporcionaban los confidentes, los servicios de inteligencia sabían además que el tunecino tenía contacto con el ISIS, que planeaba fabricar una bomba y conseguir armas y cómplices.

    “Creemos que Amri va a continuar con sus planes de cometer un atentado”, escribieron los responsables de la oficina criminal de Düsseldorf a los servicios de seguridad el 17 de febrero. Pese a toda esta información, finalmente, se infravaloró la peligrosidad de Amri y las autoridades optaron por retirarle la vigilancia.

    La investigación en torno al atentado alemán se extiende además a otros países. Tras recibir indicios de posibles relaciones en Suiza, la Fiscalía helvética ha abierto una investigación. Y en Bélgica, la Fiscalía federal informó de que, tras cometer el atentado, el tunecino pasó por Bruselas procedente de Holanda en la huida que terminó en Italia, donde fue abatido, según informa la agencia

    efe/r3