*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    NUEVA YORK,- Unicef denuncia que el 60 por ciento de los 31 mil 500 civiles que han abandonado sus hogares en la ciudad siria de Alepo a causa de la ofensiva militar del régimen de Bashar al-Assad, son niños. La agencia calcula que 18 mil se han refugiado en Jibreen -área controlada por el régimen al este del área sitiada-; otros 8 mil 500 en Sheik Madsud -controlada por los kurdos-; y otros 5 mil desplazados dentro del área bajo sitio.

    Asimismo la estimación de Unicef dice que 19 mil 500 civiles que han huído de Alepo oriental en los últimos días son niños, indicó en una rueda con los medios el portavoz del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, Christoph Boulierac.

    Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), al menos 50 mil civiles han huido en los últimos cuatros días de las zonas de Alepo oriental en dirección a otras partes de la ciudad siria, debido a los intensos bombardeos del ejército contra zonas rebeldes.

    La salida de civiles de Alepo se debe a la intensificación de los ataques aéreos contra las zonas rebeldes, los cuales han dejado decenas de muertos y heridos.

    Una de las recientes víctimas de los intensos bombardeos de las fuerzas sirias y de la aviación rusa es el trabajador social Anás al Basha que se disfrazaba de payaso para animar a los niños de la ciudad septentrional siria de Alepo.

    Anás al Basha falleció el jueves en un bombardeo llevado a cabo por fuerzas rusas y sirias, confirmó su hermano Mahmud en un comunicado publicado en Facebook.

    “Lo único que Anás quería era llevar felicidad a los menores de Alepo, Anás no es un terrorista”, señaló Mahmud, quien recordó que su hermano era un miembro activo de la sociedad civil que trabajaba día y noche para llevar sonrisas a los niños.

    Afirmó que Anás “vivió para que los niños se rieran y fueran felices en uno de los lugares más oscuros y peligrosos del mundo”.

    Las fuerzas sirias y sus aliados, apoyados por la aviación rusa, lanzaron el 22 de septiembre pasado una gran ofensiva para reconquistar los barrios del este de Alepo, en manos de los rebeldes desde 2012.

    La ciudad de Alepo es disputada por las fuerzas sirias y los rebeldes desde mediados de 2012, cuando los insurgentes conquistaron amplias áreas de la urbe, una de las más castigadas por el conflicto que ha dejado más de 300 mil muertos desde marzo de 2011.
    r3