*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    WASHINGTON.- El nuevo Congreso de Estados Unidos inició hoy su 115 periodo legislativo bajo el dominio de los republicanos y con una agenda orientada a revertir mucho del legado de ocho años del gobierno del presidente Barack Obama. Los republicanos controlarán 52 escaños en el Senado contra 46 de los demócratas, además de dos independientes, en tanto que en la Cámara de Representantes los primeros dominarán con 241 curules contra 194 de los últimos.

    Tras la juramentación de los nuevos miembros, los republicanos en el Senado pusieron en marcha el proceso legislativo para repeler la Ley Asequible de Salud o Obamacare, el mayor logro de política doméstica del mandatario. La ley se convirtió en la principal promesa de campaña del presidente electo Donald Trump, cuyo sorpresivo triunfo eliminó el principal obstáculo que los republicanos enfrentaron en sus esfuerzos de seis años para repudiarla. El proceso empero será complicado y tomará tiempo, y sin el alcance ofrecido inicialmente por los republicanos y el propio Trump, quien se ha pronunciado por conservar algunos de sus beneficios. La Casa Blanca dio a conocer que Obama se reunirá este miércoles con los demócratas en el Congreso para discutir la estrategia que seguirá su bancada para defender la ley y otras iniciativas y regulaciones adoptadas durante su gobierno.

    La próxima semana el Senado podría iniciar las sesiones para discutir algunos de los nombramientos hechos por Trump sobre quienes integraran su gabinete, aunque las votaciones no tendrán lugar hasta que asuma de manera oficial la presidencia. Se anticipa que los primeros nombramientos objeto de discusión a nivel de comités serán los del senador Jeff Sessions como próximo Procurador General, Rex Tillerson como Secretario de Estado y Andy Puzler como Secretario del Trabajo. Uno de los primeros debates en la Cámara de Representantes tendrá lugar este jueves cuando se discuta la decisión de la Casa Blanca en el Consejo de Seguridad de la ONU por el voto de abstención respecto a los asentamientos construidos por Israel en territorios palestinos ocupados. Estados Unidos se abstuvo de bloquear la resolución que fue aprobada por 14 votos a favor, revelando la frustración de la administración Obama con la política de asentamientos ilegales promovida por el gobierno del primer ministro Benjamin Netanyahu.

    De igual manera se espera que los republicanos en la Cámara de Representantes inicien sus trabajos para revertir algunas de las regulaciones de Obama, particularmente en el ámbito energético, así como otras relacionadas con veteranos de guerra, seguridad nuclear y transporte. El lunes los republicanos en la cámara baja aprobaron una iniciativa para debilitar la Oficina Legislativa de Ética (OCE), bajo el argumento que los cambios eran necesarios para fortalecer su accionar, aunque los demócratas denunciaron que el trasfondo era en realidad debilitarla. Aunque sus promotores anunciaron que la propuesta sería votada por el pleno este lunes, su lenguaje final podría ser diferente al de la iniciativa original luego que Trump fustigó el voto realizado en secreto y al que se opusieron incluso los líderes republicanos.

    En un mensaje de su cuenta de Twitter, Trump criticó que “con todo lo que tiene que hacer” el Congreso hubiera decidido que su “primer acto y prioridad número uno” fuera el debilitamiento de la OCE, pese a que esta oficina pudiera ser “injusta”. “Enfóquense en la reforma fiscal, el cuidado de la salud y tantas otras cosas de mucha mayor importancia”, expresó Trump.

    NOTIMEX/JRGA