*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    BERLÍN.- La policía alemana intensificó hoy la búsqueda del conductor de un camión -un hombre tunecino- que arrolló a decenas de personas en un mercado navideño de Berlín, dejando 12 muertos y 48 heridos, tras emitir anoche una orden de detención europea. El tunecino está siendo buscado en Alemania y en el espacio Schengen (el área que comprende a 26 países europeos que han abolido los controles fronterizos en las fronteras comunes), informó a la prensa el ministro alemán del Interior, Thomas de Maiziere.

    Las fuerzas de seguridad lo buscan en las 16 entidades federales, incluso este miércoles comenzaron a registrar un centro de inmigrantes situado en el oeste del país, cerca de la frontera con Holanda, donde se cree que residió, según el diario local Rheinische Post. El rotativo precisó que el centro de inmigrantes está ubicado en la localidad de Emmerich, a unos 140 kilómetros al norte de Colonia, cerca de la frontera holandesa. La Fiscalía Federal de Alemania ofreció este miércoles una recompensa de hasta 100 mil euros (poco más de 104 mil dólares) por cualquier información que conduzca a la captura del tunecino, el principal sospechoso que ha sido identificado como Amis Amri, de 24 años de edad. El Ministerio Público agregó que el tunecino mide 1.78 centímetros, pesa unos 75 kilogramos, tiene el pelo negro y los ojos marrones, además tiene “lesiones” en nariz y cuello. “Cuidado, puede ser violento y estar armado”, advirtió.

    Las sospechas se centran en Amri porque las autoridades alemanas han encontrado su supuesto documento de identidad bajo el asiento del conductor del camión usado en el atentado, el cual fue reivindicado la víspera por el grupo yihadista Estado Islámico (EI). Sin embargo, a ese hombre se le conocen tres identidades y edades diferentes, según los diarios Bild y Allgemeine Zeitung. Según Ralf Jäger, jefe del Interior de Renania del Norte-Westfalia, el tunecino buscado estaba siendo vigilado por los servicios alemanes bajo la sospecha de “grave delito contra seguridad del Estado”, según el diario Deutsche Welle. “Llamó la atención por sus contactos con el mundo islamista radical”, explicó Jäger, quien precisó que las autoridades le habían negado en junio pasado la solicitud de asilo, “pero el hombre no pudo ser deportado porque no tenía documentos de identidad válidos”.

    Recordó que en agosto pasado las autoridades de Túnez negaron en principio que fuera un ciudadano de ese país. “Casualmente, los papeles de las autoridades tunecinas llegaron hoy, algo que no quiero comentar”, dijo Jäger, en cuyo estado se tramitaba la extradición del sospechoso. A dos días del atentado contra el mercado navideño de Berlín, el gobierno alemán aprobó este miércoles un proyecto de ley para reforzar la videovigilancia en lugares públicos, así como cámaras corporales para las fuerzas policiales y sistemas de lectura de matrículas de vehículos. “El ataque del lunes evidencia que los autores de estos actos abominables eligen lugares públicos donde puedan hacer el mayor daño posible”, dijo el portavoz del gobierno, Steffen Seibert, en conferencia de prensa.

    La extensión de la vigilancia con cámaras de video pretende abarcar áreas públicas, como estadios de fútbol, centros comerciales, estaciones de transporte público, centros deportivos o mercados navideños, destacó Seibert. El proyecto de ley, elaborado por el ministro del Interior, fue impulsado a raíz de los atentados yihadistas de julio pasado en Baviera y la matanza perpetrada por un joven en un centro comercial de Múnich.

    NOTIMEX/JRGA