*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    SANDRINGHAM, INGLATERRA,- La reina Isabel II de Inglaterra se vio impedida de acudir al tradicional servicio religioso de la mañana de Navidad cerca de su finca en Sandringham, en una zona rural de Norfolk, Inglaterra, debido a un fuerte resfriado.

     Es extremadamente rara que la monarca no asista al servicio, uno de los elementos básicos de las celebraciones navideñas de la familia real y que pone a la reina en contacto con vecinos de la zona, que se reúnen en torno a la iglesia para verla.

    “La reina sigue recuperándose de un fuerte resfriado y permanecerá bajo techo para contribuir a su recuperación”, indicó en un comunicado el palacio de Buckingham. “Su majestad participará en las celebraciones de Navidad de la familia real durante el día”.

    Esas celebraciones suelen incluir una comida de gala. En los últimos años, la familia real solía dar largos paseos por el campo. La reina, de 90 años, ha tenido en general buena salud y mantenido una agenda ocupada en el último año, aunque viaja con menos frecuencia que antes.

    Su esposo, el príncipe Felipe, de 95 años, también ha reducido su agenda pública y su participación en obras benéficas. Él también sufrió un fuerte resfriado esta semana, indicó la corona.

    La temporada de gripe ha golpeado con fuerza a muchos británicos en las últimas semanas, y resfriados y gripes se han propagado. Un resfriado puede resultar peligroso para los nonagenarios, según los médicos.

    Isabel y Felipe aplazaron su salida de Londres a Sandringham debido a sus resfriados pero viajaron un día más tarde de lo previsto, empleando un helicóptero en lugar de un tren.

    La familia real recibió una triste noticia el sábado, cuando se reveló que la nieta de la reina, Zara Tindall, había sufrido un aborto espontáneo cuando esperaba su segundo hijo con su esposo, Mike Tindall.

    La reina tenía previsto utilizar su mensaje pregrabado de Navidad para elogiar a los atletas olímpicos y paralímpicos británicos y a otras personas que la inspiran. El mensaje se televisará el domingo por la tarde en toda Gran Bretaña y gran parte de la Mancomunidad Británica.

    Un comunicado divulgado por el palacio de Buckingham indica que la monarca dirá que a menudo toma fuerzas reuniéndose con gente corriente que hace cosas extraordinarias.

    Isabel y Felipe se reunirán en Sandringham con otros miembros mayores de la familia real. El príncipe Guillermo y su esposa Catalina, junto con sus dos hijos, el príncipe Jorge y la princesa Charlotte, celebran las Navidades con los padres de Catalina.
    ap/r3