*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    ESTADOS UNIDOS,-  Un análisis de certificados de defunción revela que los hombres negros son casi tres veces más propensos que los blancos a morir a manos de policías de Estados Unidos; aunque el estudio no logró explicar los vacíos de los informes policiales sobre el uso extremo de la fuerza.

    “Somos muy buenos para registrar todo, pero no cuando los departamentos de policía matan ciudadanos”, indicó la epidemióloga Cassandra Crifasi, profesora de Johns Hopkins University, Baltimore.

    Los resultados publicados en American Journal of Public Health surgen de lo que Crifasi, que no participó del estudio, describió como datos “de mala calidad” de los certificados de defunción de los ataques policiales.

    El director del FBI, James B. Comey, también lamentó las estadísticas del uso de la fuerza policial.

    Dijo en una reunión de jefes policiales que en el 2015 “los estadounidenses no tenían idea (…) de si los afroamericanos o los hispanos tenían más chances que los blancos de recibir un disparo”.

    El problema es que el gobierno federal registra los homicidios en enfrentamientos policiales con la información que voluntariamente envían los departamentos de policía, lo que en años anteriores “generó una subestimación significativa del número de muertes anuales por arrestos”, según informó este mes la Oficina de Estadísticas Judiciales del Departamento deJusticia de Estados Unidos.

    El doctor James Buehler, de la Escuela Dornsife de Salud Pública de Drexel University, Filadelfia, revisó los datos de los CDC sobre los certificados de defunción del país. En el período 2010-2014, hubo 2.285 muertes por intervenciones legales: el 96 por ciento en enfrentamientos armados y el 96 por ciento hombres.

    Aunque la mayoría era hombres blancos, los afroamericanos eran 2,8 veces más propensos a morir por una bala policial que los blancos. En los hispanos, esas chances aumentaban 1,7 veces.

    “Que casi se tripliquen las chances de que un hombre negro muera por una intervención letal con respecto de un hombre blanco es alarmante”, dijo Buehler, que hizo el estudio, en parte, para contrarrestar otro reciente con mucha repercusión que no había hallado un sesgo étnico en el uso extremo de la fuerza.

    El autor de esa investigación, Roland Fryer Jr., profesor de economía de Harvard, no quiso opinar sobre el nuevo estudio. Le dijo a The New York Times que sus resultados de que los afroamericanos no eran más propensos que los blancos a morir en un enfrentamiento con la policía lo habían sorprendido.

    En el estudio, Fryer escribió que no es una respuesta definitiva, sino que “toma los primeros pasos en el difícil terreno de comprender el alcance de las diferencias étnicas en el uso de la fuerza policial”. Opinó que se necesitan más estudios sobre esta causa de protestas nacionales.

    american journal of public health/r3