*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    BUENOS AIRES.- La campaña internacional por la liberación de la activista argentina Milagro Sala, considerada en algunos sectores como presa política del gobierno de Mauricio Macri, se reforzará en el marco del Día Internacional por los Derechos Humanos. Así lo anunciaron este lunes en Buenos Aires los integrantes del Comité por la Libertad de Milagro Sala, en medio del debate que generaron las últimas declaraciones del presidente sobre un caso en el que se han involucrado múltiples organismos internacionales.

    Macri advirtió el sábado que Sala seguirá presa porque “a la mayoría de los argentinos nos ha parecido que había una cantidad de delitos importantes que se habían cometido y que ameritaba todas esas causas que tiene abiertas”. Los dichos de Macri fueron criticados por la oposición y parte de la sociedad porque no se apegan a un estado de derecho ni al respeto al sistema judicial, sino a lo que “la mayoría” dice en encuestas. El presidente se resistió así a la presión internacional que ha provocado el caso, ya que el Comité de Detención Arbitraria de Naciones Unidas, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Organización de Estados Americanos (OEA) han pedido la libertad de Sala. En el mismo sentido se han pronunciado el Parlamento Europeo, el Parlasur (del que Sala es integrante, pues fue electa el año pasado), y reconocidas organizaciones de Derechos Humanos como Human Right Watchs y Amnistía Internacional.

    María Elena Naddeo, miembro del Comité por la Libertad de Milagro Sala, anunció este lunes el lanzamiento de la campaña “Por una navidad sin presos políticos” en el marco del Día Internacional por los Derechos Humanos que se conmemora el próximo sábado. Anticipó que ya se han formado comités en favor de Sala en las ciudades de Ottawa, Nueva York, Madrid, Valencia, Barcelona, París, Ginebra, Roma, Amsterdam, Berlín, Bogotá, Lima y Porto Alegre, en donde habrá protestas simultáneas. Además, el Comité continuará buscando el apoyo internacional con visitas a las embajadas de Francia, España, Italia, México, Noruega, Chile, Uruguay y Bolivia. Sala, de 51 años, creó y dirige “Tupac Amaru”, una organización de la provincia de Jujuy, ubicada en el norte del país, que logró operar múltiples programas sociales que beneficiaron a parte de la población más desfavorecida. Sus opositores la acusan de una serie de hechos fraudulentos y crímenes que hasta ahora no han sido probados pero sí ampliamente difundidos a través de una intensa campaña mediática en su contra.

    La dirigente fue detenida el pasado 16 de enero en Jujuy, acusada de “instigación a cometer delitos y tumultos en concurso real” al protestar frente a la casa de Gobierno por el recorte de subsidios para la construcción de viviendas y el trabajo de cooperativas. Macri intentó deslindarse del caso en un principio al advertir que le correspondía resolver a la justicia de Jujuy, pero con el paso de los meses se hizo más evidente la animadversión personal del gobernador Gerardo Morales en contra de Sala. Aunque el proceso judicial estuvo plagado de irregularidades, Macri evadió el tema hasta que comenzaron a replicarse los reclamos internacionales, tanto, que hasta tuvo que responderle al primer ministro Justin Trudeau, quien preguntó por la dirigente en su reciente visita a Buenos Aires. El gobierno ya invitó a comités de la CIDH y a la ONU a viajar a Jujuy para revisar “in situ” las condiciones de detención de Sala, pero aun así los reclamos internacionales se siguen acumulando.

    NOTIMEX/JRGA