*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    BERLIN,- Los 28 miembros de la UE en la cumbre del jueves en Bruselas, han adelantado -tanto Merkel como Hollande-, una extensión por seis meses más de las sanciones económicas a Rusia por su actuación en Ucrania. “Tenemos que proseguir con la aplicación del acuerdo de Minsk, y cuando no se avanza, debemos continuar con las sanciones”, explicó el presidente francés.

    Pero Ucrania es solamente uno de los puntos de confrontación entre los líderes europeos y Putin, al que Merkel y Hollande han dirigido muy duras críticas. “La situación en Siria nos parte el corazón”, apuntó la canciller alemana en referencia a la falta de atención humanitaria. “La verdad es que no veo mucha diferencia entre lo que es el papel del régimen sirio y el de Rusia”, añadió el francés, dando un paso más en la trayectoria de colisión que han fijado París y Berlín hacia Moscú.

    En la capital alemana el malestar hacia Vladimir Putin ha aumentado significativamente en los últimos días, además, a causa de las pruebas recabadas por las autoridades sobre intentos de injerencia política a favor del partido de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD). El gobierno alemán ha expresado su temor a que Rusia trate de influir en las elecciones de septiembre y la propia Merkel ha declarado que Moscú “puede jugar un papel en la campaña electoral”. A ella se han sumado líder de Los Verdes, Cem Özdemir, y el socialdemócrata Rolf Mützenich, que ha lamentado que “los ciberataques estén afectando ya a las instituciones democráticas”.

    La Oficina Federal para la Protección de la Constitución (BfV) ha advertido que “partidos o políticos alemanes” están en el objetivo de “campañas de ciberespionaje rusas” y que “debido a la significativa posición de Alemania en la UE, en particular en el conflicto de Ucrania, partidos, administración y ejército están especialmente expuestos a un alto peligro a través de un ciberataque de los servicios secretos rusos”.

    El partido de Merkel, la CDU, prepara la legislación exprés de penas para el delito de “desinformación” en las redes sociales y avisa que, si hay manipulaciones rusas, no serán obra de “personas particulares”. Según el portavoz del grupo parlamentario, Michael Grosse-Brömer, las “fake-news” (noticias falsas) en las redes sociales son una “gran amenaza para la democracia”.

    r3