*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    SEÚL.- Miles de personas en Corea del Sur recibieron con júbilo la llegada del Año Nuevo a través del país, después de haber exigido la salida definitiva de la presidenta Park Geun-hye por un escándalo de corrupción y tráfico de influencias. Ciudadanos surcoreanos salieron en masa a las calles en todo el país la noche del sábado para protestar contra Park, aunque la mayor manifestación se registró en Seúl, la capital, donde se concentraron cerca de 60 mil personas, estimó la policía.

    En la Plaza de Gwanghwamun de Seúl, los manifestantes exigieron de nueva cuenta que Park sea sometida a un juicio político por el caso de corrupción en la que está involucrada ella misma y su cercana amiga Choi Soon-sil, quien se habría beneficiado de ese vínculo. Además, demandaron que se investiguen las sospechas de que Park permitió a Choi entrometerse en asuntos de Estado críticos, incluidas citas gubernamentales de alto nivel. Las manifestaciones también se llevaron a cabo en las grandes ciudades del país, como Gwangju, Busan y Ulsan, de acuerdo con despachos de la agencia surcoreana de noticias Yonhap. Tras la votación de la Asamblea Nacional para expulsarla y llevarla a juicio político, el pasado 9 de diciembre, Park fue suspendida de todas las facultades y el primer ministro Hwang Kyo-ahn asumió como presidente en funciones.

    El Tribunal Constitucional determinará si destituye o restablece a Park en el cargo, una vez que haya conducido una revisión legal del caso, para lo cual dará inicio a las audiencias la próxima semana a fin de poder dar un veredicto en un plazo máximo de seis meses. Los seguidores de Park también se manifestaron la noche del sábado pero a unas cuadras al sur de la Plaza de Gwanghwamun, cerca del Ayuntamiento para demostrar su apoyo y pedir que se anule su destitución. Una vez que concluyeron sus movilizaciones, los participantes se unieron para recibir el Año Nuevo en un ambiente de júbilo, resaltado por impresionantes fuegos pirotécnicos.

    Notimex/JRGA