*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    DAMASCO, SIRIA.- La toma de la ciudad de Alepo, no es sólo un victoria para el gobierno del presidente sirio Bashar al-Assad, sino también para sus aliados en los bombardeos, Rusia e Irán.

    Durante un encuentro con un alto cargo del Ministerio iraní de Relaciones Exteriores en Damasco, Al Assad dijo que también “es un revés para todos los países que son hostiles hacia los sirios y que han usado el terrorismo como medio para lograr sus intereses”.

    Precisó que los éxitos en el campo de batalla son un “paso básico en el camino para terminar con el terrorismo en todo el territorio sirio y crear las condiciones adecuadas para encontrar una solución para poner fin a la guerra siria”, según la agencia siria de noticias SANA.

    El mandatario sirio abordó con el responsable iraní los recientes acontecimientos en Siria, así como los problemas a nivel regional e internacional.

    Por otro lado, en Ginebra, el enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Staffan de Mistura, alertó este jueves que los miles de evacuados de las zonas rebeldes del este de Alepo tras la ofensiva del régimen sirio podrían correr la misma suerte en el lugar en el que han buscado ahora refugio.

    Por ello, sostuvo que es “prioridad” un cese de las hostilidades en toda Siria para evitar otra batalla como la sangrienta lucha por Alepo y consideró que el hecho de que “los actores regionales como Turquía, Rusia e Irán hablen entre sí es algo bueno”.

    Según cifras de las Naciones Unidas, más de 34 mil personas, entre civiles y combatientes, han sido evacuadas del este de Alepo desde el pasado 15 de diciembre. “Muchas de ellas han ido a Idlib, que en teoría podría ser el próximo Alepo”, advirtió De Mistura.

    con información de agencias

    jcrh