*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    ESTADOS UNIDOS.- Una serie de apariciones de “payasos siniestros” aterroriza desde fines de agosto a todo Estados Unidos, con detenciones cada vez más frecuentes, en algunos casos de individuos armados, que generan una “psicosis” viral, que ahora parece haberse mudado también al Reino Unido.

    Los reportes parecen inspirados o salidos de ficciones de terror como el payaso asesino Pennywise, del famoso libro “It” (1986) de Stephen King, o de la más cruda realidad del país, como el siempre recordado asesino serial, John Wayne Gacy, que se bautizaba a sí mismo como “el payaso Pogo”. Gacy fue ejecutado en 1994 tras probarse en su contra el abuso sexual y posterior asesinato de al menos 33 hombres jóvenes.

    Durante su estadía en la cárcel Gacy se llegó a destacar como artista plástico, en forma predominante con retratos de payasos pintados al óleo, siendo sus pinturas hoy bastante cotizadas, bajo cierto barniz morboso.

    Ahora, con la revitalizada “moda” una escuela de Connecticut ya prohibió para Halloween los disfraces de payasos, mientras arrecian los arrestos de costa a costa, como el último, producido hoy mismo en una tienda de Indian Trail, Carolina del Norte.

    Allí un hombre vestido de negro con la cara maquillada como un payaso fue apresado con un hacha en su bolso.

    Muchos de los “avistamientos” resultan apenas bromas pesadas pero en algunos otros casos el pánico está bien motivado, como un caso de la semana pasada en Manhattan, donde un payaso armado con un cuchillo les impedía a los pasajeros salir de una estación en Upper East Side.

    Cuando un joven intentó esquivarlo, el payaso lo persiguió blandiendo el arma.

    Hasta ahora se registraron denuncias en al menos 37 estados de Estados Unidos, al tiempo que la paranoia potenciada por las redes sociales no cesa de crecer y parece ya haberse “contagiado” también al Reino Unido. Durante los últimos días, estudiantes de la Universidad Brunel, localizada en Uxbridge –en el este de Londres–, reportaron avistamientos de un sujeto vestido de payaso, aunque lo más aterrador es que portaba una sierra eléctrica mientras se paseaba por el campus.

    Innumerables variantes del “Joker”, el siniestro villano de la serie Batman, y tantos otros payasos amenazantes fueron reportados desde el 29 de agosto en territorio estadounidense cuando los residentes de Greenville County, Carolina del Sur, “vieron” a una persona vestida de clown, que buscaba atraer a niños hacia los bosques, ofreciéndoles pequeñas sumas de dinero.

    Los verdaderos payasos del país ya se rebelaron en defensa de su profesión, organizando una protesta bajo el eslogan “Clown Lives Matter” (“Las vidas de los payasos importan”).
    Estos artistas parafrasean el lema de la organización de activistas “Black Lives Matter” que en todo el país denuncia los abusos policiales y de autoridad padecidos por la población afroamericana.

    “Los payasos no somos asesinos seriales. Queremos que el público se sienta seguro, nosotros somos buenos”, afirmaron los voceros de los clowns.

    El miedo se nutre a través de perfiles de Twitter y el hashtag #clownsightings. En tanto el sitio online Atlas Obscura ya organizó un mapa interactivo para ayudar a marcar e integrar los avistamientos tanto reales como imaginarios.

    Según científicos la psicosis de los “payasos malditos” puede derivar de una forma de “preconcepto cognitivo”, esto es una tendencia a memorizar informaciones que marcan temores ocultos o deseos y subestimar noticias reales que confirman lo contrario.

    “Estadísticamente es más probable ganar la lotería que toparse con un payaso malvado”, observó Benjamin Radford, investigador de leyendas urbanas y autor de un nuevo libro titulado “Bad Clowns” (“Payasos malos”), en el cual estima apenas en una docena los avistamientos realmente peligrosos.

    El propio novelista King, “el rey del terror” y padre del siniestro Pennywise, llamó a “cortar con esta histeria” pues consideró que la mayor parte de los payasos “son buenos” y ayudan “a hacer brotar una buena risa”.

    En México, ese fenómeno incluso llegó Yucatán dónde se han reportado casos de “payasos tenebrosos“, los cuales -además de provocar miedo- presuntamente están cometiendo delitos.

    Además, en Veracruz y su zona conurbada también se han visto a estos sujetos, por lo que a través de redes sociales se han hecho virales imágenes y videos de payasos en lugares como el Ilustre Instituto Veracruzano, CETMAR, CBTIS, Puente de la Amistad en Boca del Río y calles del Puerto de Veracruz.

    jcrh