*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    A partir de 2017, los consumidores van a pagar un peso de impuesto especial por cada litro de productos lácteos saborizados como sucede actualmente con los refrescos.

    Se trata de las bebidas de leche con sabor como el Yomi, Hersheys y Nesquik, entre otras, que muchas veces forman parte del lunch que llevan los niños a la escuela para el recreo.

    También entran la leche de coco, de almendra, deslactosada, pasteurizada, ultrapasteurizada, evaporada, deshidratada cuando en su proceso se utilice azúcar.

    Como estos productos sirven para complementar bebidas como el café y el té como el Chai latte, que consume la población en edad media y adultos mayores que ya no digieren los carbohidratos de lácteos animales, se prevé que suban de precio.

    El Servicio de Administración Tributaria (SAT) adelantó que el próximo año los productos lácteos y productos lácteos combinados van a tener que pagar el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS).

    La disposición se dará a conocer en un anexo integrado a la Resolución Miscelánea Fiscal para 2017 que se publicará en el Diario Oficial.

    Eso significa que las empresas que interpusieron ese recurso legal perdieron el amparo porque no se violan los principios de legalidad, seguridad jurídica, retroactividad porque más allá de la recaudación el objeto es prevenir la obesidad y otros males.

    Con información de: El Universal.