*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    CIUDAD DE MÉXICO,- Disponer de una póliza de seguro médico se considera fundamental en la actualidad que garantiza el acceso a los servicios de salud en caso de accidente o emergencia. En México, esta práctica no es común el hecho de contratar este tipo de seguros, pues apenas un millón de personas cuentan con una póliza.

    Mientras que el 77 por ciento de la población tiene acceso a los servicios de seguridad social pública. Acceder a este tipo de servicios es sencilla, la clave es saber contratar el seguro que mejor se adapte a las necesidades de cada persona o familia.

    Un primer consejo es comparar las opciones que existen en el mercado. Hay productos que de entrada parecen accesibles y confiables, pero no necesariamente ofrecen lo que las personas necesitan, por lo que tener una idea clara de esto es básico.

    Una manera de tener acceso a un punto de comparación preciso y confiable, es el simulador de Gastos Médicos Mayores de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

    Ahí se puede calcular el valor de los pagos y deducibles de cada póliza según los servicios o coberturas que uno elija, además de los precios que ofrece cada empresa y se puede hacer una comparación real para conocer las opciones que ofrecen según la edad de los contratantes.

    Otro punto clave es revisar una y otra vez el contrato, sus implicaciones y resolver las dudas que se tengan antes de firmarlo, ya que según a Condusef, de cada 10 queja recibidas en contra de aseguradoras, solo 3 se resuelven a favor del cliente, y esto por desconocer las coberturas que se contratan.

    Además, si todo el trámite se hace a través de un agente de seguros, es necesario verificar que sea un asesor certificado por la Comisión Nacional de Seguros y Finanzas (CNSF) y que tenga cédula vigente expedida por esta institución.

    Otro detalle importante pensando a largo plazo, es verificar que la cobertura elegida garantice de manera automática la renovación vitalicia. Esto consiste en que en determinada edad, algunas aseguradoras ya no renuevan los seguros bajo ninguna circunstancia, por lo que llegado el momento, la persona queda desprotegida.

    Igualmente es fundamental poner atención al concepto de preexistencia por antigüedad, ya que esto se refiere a que en algún momento las personas pueden presentar padecimientos de enfermedades que existían antes de contratar el seguro, pero que no habían dado muestra de su presencia.

    Cuando no existe la cláusula de preexistencia por antigüedad, algunas aseguradoras no se hacen cargo de los pagos relacionados a estos padecimientos, por lo que es muy importante dejar bien en claro esto en el contrato del seguro médico.

    Hay que tener en cuenta que el pago de este tipo de seguros puede representar en promedio el 9 por ciento de los ingresos de una persona, según datos de la Condusef, por lo que no contratar el seguro adecuado puede representar un duro golpe a la economía familiar.

    r3