*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    CIUDAD DE MÉXICO.- La Coordinación General de la Central de Abasto de la Ciudad de México ha diseñado un amplio portafolio de programas que han permitido el fortalecimiento de la infraestructura y la seguridad en este centro mayorista y, en 2016, hubo avances significativos con importantes logros que consolidan la imagen de Mi Nueva Central de Abasto.

    Así, como parte de la estrategia para modernizar la infraestructura y optimizar las condiciones de seguridad dentro de sus instalaciones, se desarrolla el programa de suministro de gas natural del que 276 Participantes de locales comerciales ya lo utilizan y se benefician con la reducción de entre 30 y 40% de su gasto mensual por el uso de este combustible.

    Esto permitirá también el retiro de los 250 tanques de almacenamiento, equivalentes a más de 280 mil litros de gas acumulados, y se evitará el riesgo que representa para clientes y usuarios el ingreso de pipas con gas LP, así como el uso de herramientas inadecuadas en el llenado de tanques estacionarios.

    En otra acción, se implantó un sistema digital de servicio y cobro de energía eléctrica, en bodegas y locales de los Sectores Frutas y Legumbres y Abarrotes y Víveres. En coordinación con la CFE se instalaron 4 mil 200 medidores digitalizados, por lo que a través de la medición telemétrica se hace más eficiente el proceso de medición de consumo y pago de energía eléctrica.

    En una trabajo conjunto entre el Sistema de Aguas de la Ciudad de México y la Coordinación General de la CEDA, se instaló una red para el suministro de agua potable con mayor presión y de buena calidad en la Zona Norte, así como la colocación de medidores digitalizados para un mayor control del consumo. Con esta acción, esta Zona cuenta con el vital líquido más horas al día, lo que no ocurría desde hace 12 años, pues se contrataban pipas para llevar el líquido.

    Asimismo, en el presente año, se reencarpetaron 165 mil metros cuadrados en vialidades primarias y secundarias, así como las exteriores que circundan a la CEDA, como las de las calles de Cazuelas, oriente y Poniente y Sólo por Ayudar, entre otras.

    En cuanto a la recolección de residuos sólidos, se implementó un programa permanente denominado Banderas Blancas que se desarrolla los fines de semana en la Zona Norte del mercado mayorista, con el objetivo de complementar las acciones diarias de recolección de desechos en áreas donde es necesario reforzarlas. Como resultado, en 53 jornadas realizadas en el presente año, se recolectaron 2 mil 180.80 toneladas de residuos. De este total, el 25.92% ha sido cascajo y el 74.08% son residuos orgánicos y basura en general.

    La seguridad para clientes y usuarios, una prioridad

    Más de 500 mil personas acuden diariamente a la Central de Abasto, por lo que para sus autoridades la seguridad es una prioridad.

    Con la participación de la Secretaría de Seguridad Pública y las Policías Auxiliar y de Proximidad, entre otras, en el presente año se realizaron mega operativos, operativos eventuales y operativos diarios, donde el personal realizó recorridos en todos los sectores de la CEDA y en diferentes horarios donde se revisó a 48 mil personas con actitud inusual y se realizaron 131 mil 448 visitas a comerciantes y locatarios de la CEDA.

    Estas acciones dieron como resultado, la disminución del índice delictivo en 29% en relación con el mismo periodo del 2015; además se logró la detención de cinco bandas delictivas y de 173 presuntos delincuentes, lo que indica que uno de cada tres malhechores que cometen algún delito en la CEDA, ha sido detenido.

    Asimismo, se cuenta con 633 cámaras digitales e inalámbricas, instaladas en naves, pasillos, patios de maniobras, casetas de acceso y salidas, así como en las áreas de mayor afluencia de personas, lo que ha permitido crear una seguridad integral para la comunidad. Las grabaciones que se realizan diariamente en el Centro de Inteligencia y Monitoreo, han servido de apoyo para 475 investigaciones de hechos delictivos relevantes que actualmente están en proceso.

    También está en operación permanente el Sistema de transporte sustentable de pasajeros CEDABÚS y el Banco de Alimentos de la Central de Abasto de la Ciudad de México que canaliza sus donaciones a las instituciones públicas de la Secretaría de Desarrollo Social, del DIF, a las organizaciones civiles, fundaciones, asilos, comunidades y orfanatos que atienden a personas en situación vulnerable.

    Nuevas inversiones y más obras se proyectan para el 2017 que forman parte de la modernización del centro de abasto más grande del mundo, porque el objetivo es continuar mejorando la competitividad y adaptarse a un nuevo entorno de cambios acelerados en lo tecnológico, productivo y comercial, así como a una nueva concepción del mercado de los alimentos.

    con información de la Central de Abasto de la Ciudad de México (CEDA)

    jcrh