*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    “Es prudente no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez”: René Descartes

    Los nefastos resultados de la reforma energética, la cual llevará a los precios de las gasolinas a subir hasta 20.1 por ciento en enero, todo parece indicar sellarán el próximo año una contundente derrota del PRI y sus candidatos a gobernador en el Estado de México, Nayarit y Coahuila, así como en 270 ayuntamientos, incluidos los de Veracruz; 65 diputaciones y 197 regidurías. El llamado “mal humor social” a nivel nacional por el desastroso gobierno de Enrique Peña Nieto y las administraciones estatales priistas, se cristalizará en un voto de castigo en los comicios del 2017 y anticipan el panorama a desarrollarse durante la elección presidencial del 2018.

    En la primera y segunda semana de enero, el PRI lanzará las respectivas convocatorias para la elección de sus candidatos a gobernadores en esas tres entidades, pero desde ahora admite: “los malos gobiernos y actos de corrupción –los cuales se han multiplicado en esta administración federal y estatales al mismo ritmo de su total impunidad- han propiciado que la ciudadanía no confíe en los partidos políticos”, incluyendo al propio Revolucionario Institucional, por lo que se abocarán a designar “a los mejores candidatos, los más honestos y con mayor trayectoria reconocida”, aunque en el imaginario nacional aún están los atributos que la dirigencia nacional priísta les brindaba cuando eran candidatos a sus ahora ex gobernadores prófugos y perseguidos por la justicia por actos de corrupción y desvío de recursos públicos.

    Los pésimos gobiernos, federal y estatales, llevaron recientemente al PRI a perder siete gubernaturas en las elecciones de 2016. Ahora un total de 19 millones 604 mil personas, según datos del INE, podrán ejercer un voto de castigo a la gestión federal de Peña Nieto, en esas entidades las cuales concentran el 23 por ciento de la población del país, es decir, 28 millones 436 mil personas. En los próximo comicios locales está en riesgo el principal bastión priísta, el Estado de México, terruño del presidente Enrique Peña Nieto. A menos que se maquine un mega fraude, todo parece indicar el PRI perderá esta entidad como anticipo de su derrota en la elección presidencial del 2018. Panistas y perredistas buscarán repetir la fórmula exitosa de este año en las urnas, estableciendo alianzas, a las cuales podrían sumarse el PT y el Movimiento Ciudadano. Morena de Andrés Manuel López Obrador pondrá a prueba la estructura electoral que dice haber construido.

    Las elecciones de 2017 terminarán de conformar el escenario nacional de la elección presidencial del 2018. Actualmente el PRI, a pesar de su decrecimiento al perder bastiones históricos en las elecciones pasadas, mantiene 15 estados en su poder. El PAN gobierna 11 estados, con 35 millones de habitantes: Baja California, Baja California Sur, Guanajuato, Puebla, Querétaro, Aguascalientes, Chihuahua y Tamaulipas. En alianza con el PRD, Durango, Quintana Roo y Veracruz. El PRD gobierna la Ciudad de México, Michoacán, Morelos y Tabasco. Su estrategia de alianza con el PAN sólo fortaleció a los panistas en Quintana Roo, Veracruz y Durango.

    Sin duda alguna la elección de gobernador en el Estado de México será la más importante. De perderla, los priístas ya se pueden ir despidiendo de la Presidencia de la República, por lo cual desde ahora han acrecentado sus acercamientos con los panistas para negociar una transición política y obtener total impunidad el próximo sexenio, con el regreso del PAN a Los Pinos, en la persona de Margarita Zavala o de cualquiera de los otros aspirantes de Acción Nacional, donde destacan Ricardo Anaya o Rafael Moreno Valle. El Edomex cuenta con 15 millones de personas y un listado nominal de 11 millones, cuatro más que la capital del país, la cual tiene 7.2 millones de electores.

    Impulsado por sus triunfos en siete gubernaturas, el PAN se perfila a encabezar un amplio frente opositor, con el PRD y varios partidos satélites. El panismo tiene fuerte presencia en los municipios del Valle de México, donde se concentra el 70 por ciento de la votación, particularmente en Naucalpan y Tlalnepantla, y el PRD tiene una presencia consolidada en Nezahualcóyotl. Los perredistas no tienen una estructura en el resto del Estado de México, ni en Nayarit ni en Coahuila, por lo cual su apuesta es a la alianza con los panistas. Desde ahora se prevé una reñida batalla electoral entre panistas y priistas en Nayarit donde se disputará una gubernatura de cuatro años, y en Coahuila el escenario es similar, con el ingrediente de la participación de los hermanos Moreira, quienes se han convertido en los repudiados caciques de la entidad.

    RAZONES DE LA DERROTA

    Para aprobar la reforma energética en 2014, uno de los principales argumentos del gobierno de Enrique Peña Nieto fue que los energéticos iban a reducirse en beneficio de la población, pero ha ocurrido todo lo contrario. Desde el primer debate, en el 2012, el entonces candidato presidencial del PRI defendía la participación del sector privado en el sector energético para lograr los objetivos de “generar energía más barata y el acceso a combustibles más económicos”.

    Al inicio de la actual administración federal, el precio de la gasolina Magna era de 10.81 pesos por litro y al cierre de este año, se ubica en un precio de 13.98 pesos por litro, es decir, un acumulado de 29.32 por ciento. Este año por concluir se fijo una banda de precios la cual no subiría más de 3 por ciento, mismo nivel de crecimiento de la inflación esperada, lo cual se cristalizó en el precio mínimo de la gasolina Magna, la de mayor utilización, de 13.16 pesos por litro y la más alta de 13.98 pesos.

    La apertura del sector energético se apoyó en el argumento de que atraer cuantiosas inversiones y crear la competencia en materia de estaciones de servicio, almacenamiento y creación de infraestructura, lo cual no se ha visto hasta el momento.

    El aumento del precio de los combustibles es un golpe severo en el índice inflacionario, el mayor impuesto para las clases más desfavorecidas en materia económica, lo cual seguramente llevará a la inflación por arriba del 4 por ciento.

    2017: ADVERSO PANORAMA

    Para evitar protestas masivas en las diferentes entidades del país, la administración de Enrique Peña Nieto fomenta el caos y la confusión en el mercado de los energéticos, el cual se irá a la alza desde el primer minuto de 2017. Los mexicanos resentirán aumentos en las gasolinas del 20.1 por ciento, los más elevados en el precio de los combustibles en un solo mes en la historia reciente de México, y un esquema de precios diferenciado por regiones, los cuales cambiarán con frecuencia a lo largo del año. Habrá 90 regiones en el país, 7 de ellas en la frontera y 83 en el interior.

    Según la Comisión Reguladora de Energía (CRE), los precios máximos de las gasolinas serán determinados por regiones y, supuestamente, reflejarán los costos logísticos de Pemex para llevar hasta ellas el combustible, por lo cual los precios máximos podrían variar dependiendo de la zona en la que se adquiera el combustible. “La diferencia en costos obedece a la distancia de cada localidad a las refinerías de Pemex o a los puntos de importación, así como a los diferentes tipos de infraestructura para el transporte y distribución de combustible… Cuando en una localidad las normas ambientales exijan mayor calidad, esto se reflejará también en el precio máximo”, advirtió la dependencia.

    Para determinar el precio de las gasolinas se tomarán en cuenta los precios de referencia internacionales de los combustibles, los costos de transporte, internación, flete y distribución de Pemex y los impuestos aplicables y el margen comercial para las estaciones de servicio, dijo la dependencia.

    Así, las derrotas del PRI en las elecciones del próximo año se construyeron en los escritorios de la Secretaría de Hacienda, en donde se determinó el precio máximo de las gasolinas en el país a partir del primero de enero del 2017 y hasta el 3 de febrero próximo será de 15.99 pesos por litro para la Magna, 17.79 para la Premium y 17.05 para el diesel, de acuerdo a lo publicado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) en el Diario Oficial de la Federación. Estos precios máximos representan incrementos para la Magna, la Premium y el diesel de 14.2 por ciento, 20.1 por ciento y 16.5 por ciento, respectivamente, pues los precios actuales son 13.98 pesos para la Magna, 14.31 pesos en el caso de la Premium y 14.63 pesos para el diesel.

    Pero el impacto en el precio de las gasolinas el próximo año será mucho mayor en las principales ciudades del país comparado con el promedio observado a nivel nacional, con precios escalados hasta los 18.40 pesos por litro. De acuerdo al listado de regiones y precios dados a conocer por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), en la región 5, la cual incluye las delegaciones Gustavo A. Madero, Miguel Hidalgo, Xochimilco, Benito Juárez, Cuajimalpa, Álvaro Obregón, Tlalpan y Tláhuac, el precio de la Magna será de 16.33 pesos por litro, la Premium costará 18.20 pesos y el diesel, 17.07 pesos.

    En las delegaciones Coyoacán, Cuauhtémoc, Iztacalco, Magdalena Contreras, Milpa Alta y Venustiano Carranza, habrá un precio apenas un centavo más bajo: la Magna costará 16.32 pesos por litro, la Premium 18.19 y 17.06 el diesel. Y en algunos municipios metropolitanos como Naucalpan, Tlalnepantla, Huixquilucan y Atizapán, la Magna llegará 16.27 pesos por litro, la Premiun 18.14 y el diesel costará 17.01 pesos.

    En los municipios más grandes de Nuevo León se registrarán precios similares a los de la capital del país. En la región 61, denominada Santa Catarina, donde se incluyen los municipios de Monterrey, Apodaca, San Nicolás de los Garza, Escobedo, Guadalupe, Juárez, García, San Pedro Garza García y Santa Catarina, la Magna costará 16.31 pesos por litro, la Premium llegará a 18.19 y el diesel, 17.03. En Guadalajara y los municipios aledaños el precio será aún mayor: litro de Magna a 16.52 pesos, 18.40 pesos la Premium y 17.24 pesos el litro de diesel.

    La Comisión Reguladora de Energía adelantó: a partir del 3 de febrero se volverán a determinar los precios máximos a nivel nacional para la semana del 4 al 10 de febrero y nuevamente, habrá otro cambio en los precios en la semana del 11 al 17 de febrero. Del 18 de febrero en adelante, el ajuste en las gasolinas será diario, de acuerdo a la dependencia.

    Tras dar a conocer el cronograma de “flexibilización” sobre los precios de las gasolinas y el diesel, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) estableció: Pemex Logística deberá ofrecer “acceso abierto” de su infraestructura de almacenamiento y transporte por ductos a las nuevas empresas privadas que participarán en el mercado.

    DE LOS PASILLOS

    El hijo de Mario Villanueva Madrid, ex gobernador de Quintana Roo, Carlos Villanueva Tenorio, busca una audiencia con autoridades de la Secretaría de Gobernación, a cargo de Miguel Ángel Osorio Chong, a fin de solicitar su padre tenga las “mejores condiciones” a su regreso al país. El diputado local señaló en la capital del país: “vengo a buscar una audiencia con las autoridades federales para poder tener información de cuándo mi padre va a ser ingresado al país, (y buscar) las mejores condiciones para que pueda tratar su salud”. El legislador reiteró solicitará a las autoridades mexicanas la prisión domiciliaria para su padre, con base en un expediente de 500 hojas elaborado en Estados Unidos.

     

    [email protected];
    Facebook.com/LiliaArellanoOficial y
    twitter @Lilia_Arellano1.
    r3