*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    CIUDAD DE MÉXICO.-  La Reforma Política del Distrito Federal, cuya promulgación fue el 29 de enero de este año, fue por muchos años uno de los grandes pendientes en la agenda del Congreso de la Unión.

    En 2016 el Poder Legislativo logró aprobar el paquete de reformas promovidas en sus inicios por los integrantes del Pacto por México en 2012. Participaron los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), a fin de dar respuesta a la demanda de democratización de la capital del país.

    En noviembre de 2013 se presentó de manera formal la primera iniciativa en la materia, entregada por el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Un año y medio después el pleno de la Cámara de Senadores la aprobó con 88 votos a favor, 27 en contra y una abstención.

    Luego de que 23 legislaturas de los estados la avalaron, el 20 de enero del presente año fue declarada constitucional.

    Una vez que el Ejecutivo federal la promulgó el 29 de enero, el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) emitió, en un plazo no mayor a 15 días después de la publicación de la declaratoria respectiva, la convocatoria para la elección de los diputados que integraron la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México.

    Esa instancia se encarga en la actualidad de redactar una Constitución Política propia para la capital del país y en ella participan 100 integrantes, cuya elección se efectuó el 5 de junio en un hecho considerado histórico en la vida del país.

    En ese proceso por primera vez en la historia de México los espacios en disputa se asignaron por el principio de representación proporcional y participaron candidatas y candidatos independientes, así como del PRI, PAN, PRD, PVEM, PT, Movimiento Ciudadano, Nueva Alianza, Morena y Encuentro Social.

    Los candidatos independientes suscribieron un código de ética y 10 compromisos con los que se obligaron a integrar propuestas de políticas públicas sustentables, con visión sistémica, metropolitana y de largo plazo, que permitan afrontar con éxito los retos estratégicos que afronta la capital del país.

    El domingo 5 de junio se llevó a cabo la elección de la Asamblea Constituyente en la que se votó por los 60 asambleístas que junto con los 40 que designó el Ejecutivo federal, el gobierno capitalino y el Legislativo se ocupan del documento que regirá la vida institucional de la capital del país.

    Una Constitución le da forma y razón de ser a un Estado, delimita sus territorios, determina la manera en que funciona su gobierno y cómo maneja los recursos públicos. También define los fundamentos de su sistema económico y reconoce los derechos y los deberes de sus ciudadanos.

    El procedimiento para elegir a los 100 constituyentes fue aprobado por la Cámara de Diputados, el Senado de la República y varios congresos locales, lo que refutó declaraciones de diversos sectores en el sentido de que fue antidemocrático y no representó a los habitantes de la capital del país.

    De manera previa, el 26 de mayo, los candidatos de los nueve partidos políticos e independientes se pronunciaron por transformar la Ciudad de México en beneficio de sus habitantes para que sea incluyente, transparente, sustentable, con un crecimiento económico sostenido y desarrollo sustentable con programas de mediano y largo plazos.

    Según datos del Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF), la elección de junio pasado fue vigilada por 494 observadores de la sociedad civil y organismos internacionales.

    De los visitantes extranjeros que participaron en esa ocasión 16 de ellos fueron invitados por el IEDF, provenientes de 12 naciones como Brasil, Paraguay, Estados Unidos, Chile, Colombia, Argentina, El Salvador, Francia y España.

    Para esos comicios se instalaron 12 mil 789 casillas a lo largo y ancho de las 16 delegaciones políticas de la capital de la República y el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) se declaró en sesión permanente para dar seguimiento al desarrollo de la elección local, así como los comicios locales que se llevaron a cabo en 13 entidades del país.

    Una asamblea o congreso constituyente es un organismo de representantes colegiado que tiene como función redactar una nueva constitución, dotado para ello de plenos poderes o poder constituyente al que deben someterse todas las instituciones públicas.

    El antecedente en México fue el Congreso Constituyente de 1917, que fue el órgano electo para redactar una nueva constitución para México, para lo cual trabajo del 1 de diciembre de 1916 al 31 de enero de 1917, y la sede fue el Gran Teatro Iturbide (hoy Teatro de la República) de la ciudad de Santiago, Querétaro.

    En la primera Asamblea Constituyente de la Ciudad de México participa una centena de diputados, de los cuales 60 fueron electos de manera directa en las urnas el 5 de junio, y de los 40 restantes 14 fueron designados por la Cámara de Diputados, 14 por el Senado de la República, seis por el Ejecutivo federal y otros seis por el jefe de gobierno capitalino.

    El pasado 23 de agosto el Consejo General del INE asignó las 60 diputaciones por el principio de representación proporcional de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, con base en los resultados del cómputo de los comicios del 5 de junio. Esa instancia quedó integrada por 30 mujeres y 30 hombres.

    Ese mismo día se aprobó por unanimidad el cómputo total y la validez de la elección y el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, entregó la constancia de representación proporcional a Ismael Figueroa, candidato independiente, y a los representantes de los partidos políticos.

    Del total, el partido Morena logró 22; el de la Revolución Democrática (PRD) 19; Acción Nacional (PAN) siete; el Revolucionario Institucional (PRI) cinco, en tanto que Nueva Alianza y Encuentro Social con dos, de manera respectiva.

    A su vez, los partidos Movimiento Ciudadano y Verde Ecologista de México (PVEM) obtuvieron una diputación cada uno, y se asignó una más por la vía independiente a la fórmula que encabezó Ismael Figueroa Flores, líder del Sindicato de Bomberos de la Ciudad de México.

    Entre los diputados constituyentes que redactan la primera Constitución de la Ciudad de México hay políticos, activistas, actores, periodistas, empresarios, ex consejeros de lo que era el IFE, escritores, feministas, un flautista, así como protectores de animales.

    En la contienda participaron 21 aspirantes independientes y 540 fórmulas que registraron los nueve partidos políticos nacionales, por 60 de las 100 diputaciones de representación proporcional a la Asamblea Constituyente.

    De las 40 diputaciones restantes seis fueron designadas por el presidente Enrique Peña Nieto y un número similar por el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, mientras que 28 fueron designados por la Cámara de Diputados y el Senado, a partes iguales, esto es, 14 cada uno.

    El 15 de septiembre el jefe del gobierno capitalino entregó su proyecto de Constitución el cual, dijo, está basado en una visión transversal desde las perspectivas de derechos humanos, género, intergeneracional, inteculturalidad, diseño universal, derecho a la ciudad y participación ciudadana y derecho a la buena administración.

    En la elaboración del texto entregado a los integrantes de la Asamblea Constituyente participaron redactores y asesores externos, así como personalidades destacadas en diversos especialidades, disciplinas y liderazgos sociales.

    Manuel Granados Covarrubias, secretario Técnico del grupo redactor del documento, sostuvo que la ciudadanía estuvo en el centro de todos los trabajos y discusiones de la redacción de ese proyecto.

    Planteó que “con esas nuevas reglas para la vida en la ciudad todas las personas tendrán las herramientas necesarias para exigir el cumplimiento de sus derechos y, con ello, gozar de una vida plena, procurando un futuro incluyente, justo y sostenible para todas y todos”.

    También el 15 de septiembre la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México quedó legalmente constituida para el desempeño de sus funciones, cuyos integrantes coincidieron en que habrá cirugía mayor al proyecto de la Constitución Política que presentó Mancera Espinosa pues, a su decir, existen diversos preceptos propuestos por el ejecutivo local que son inconstitucionales.

    En la opinión de los diputados constituyentes del Partido Acción Nacional (PAN) persisten errores e imprecisiones en el Proyecto de Constitución de la Ciudad de México presentado por el jefe de gobierno de la capital.

    Santiago Creel Miranda, coordinador del PAN en la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México, aseveró que la propuesta de Mancera Espinosa es demasiado extensa y, por ende, de difícil lectura y comprensión para la población.

    Desde la perspectiva del representante del Partido Acción Nacional (PAN), esa propuesta también requiere cambios profundos en cuanto a su diseño, estructura y contenido.

    Opinó que el proyecto presentado por el jefe de gobierno parece contraponer los derechos individuales frente a los colectivos y obliga a los particulares a promover el interés público, aun por encima del propio.

    Sin embargo, a decir de Miguel Angel Mancera, de concretarse su propuesta se garantizará el derecho a contar con servicios públicos indispensables como agua, alimentación, educación y vivienda en condiciones dignas.

    También se tendrá un gobierno cercano que escuche a la población y tomará decisiones colectivas con base en sus necesidades. De igual forma, aseveró, se eliminarán en la Ciudad de México los privilegios y el fuero para la clase política.

    El pleno del Constituyente deberá aprobar la primera Constitución Política de la ciudad a más tardar el 31 de enero de 2017.

    con información de Notimex

    jcrh