*

DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    Dicen que año nuevo es vida nueva. ¿Cómo te sientes en este nuevo ciclo? ¿Estás triste, necesitas decir o hacer algo? Todos los días cargamos con emociones, sentimientos y hasta problemas ajenos que hacen que nuestra vida se convierta en algo insípido y tal vez es por ello que no la estemos disfrutando tanto.

    Nosotros somos quienes elegimos el que tener en la mente, si recuerdas algo que no es agradable, te aseguro que ese momento o tu día tampoco lo serán. Y digo, sé que tampoco podemos traer todo el tiempo una vida color de rosa, pero podemos tener al menos el control de nuestra mente, nuestro cuerpo y sobre todo nuestro corazón.

    ¿Te ha pasado que en ocasiones recibes una grata noticia y al escuchar o pasar por una situación difícil, esa emoción que sentías al principio desaparece por la negatividad del suceso posterior? Pues es ahí en donde debemos trabajar nuestras emociones y energías para que nada altere nuestra felicidad.

    Neil Armstrong, quien fue el primer hombre en poner un pie en la Luna, realizó varias declaraciones que tuvieron fines filosóficos y que hasta hoy en nuestros días son recordados, desde la humildad hasta perseguir nuestros ideales y no perder nuestra capacidad de asombro.

    Una de ellas fue: “Cada persona tiene un número finito de latidos del corazón. No pretendo perder ninguno de los míos”. ¡Wow! Qué padre pensar en ello y dar paso a aprovechar cada minuto de nuestros días en cosas positivas y que aporten a tu vida plenitud y tranquilidad.

    Aquí algunas situaciones que roban tu energía y como poder eliminarlas o mejor aún, evitarlas:

    1) Cuida tu cuerpo. El trabajo, escuela, falta de tiempo, reuniones y compromisos son algunas de las tantas situaciones que han hecho que abandonemos nuestro cuerpo, tu templo. Por ello es importante que lo revitalices descansando y también a través de ejercicios como el yoga o actividades como correr, nadar o bien caminar en un parque o en lugares que estén al aire libre y que hagan llenarte de naturaleza, desechar toxinas y también malas vibras.

    2) Dí no. ¿Cuántas veces has querido decir no y por miedo a causar enojos o distancias terminas diciendo que sí? Pues te diré que el saber decir no, puede evitar que te sientas mal por estar haciendo cosas que no quieres o que no debes. Eso aunque no lo creas roba tu energía y tranquilidad. El decir: no gracias, no quiero, no me gusta o no puedo, son pequeñas frases que marcarán la diferencia entre lo que quieres y lo que no para tu vida.

    3) Aléjate de personas tóxicas. Si el estar con una persona no te hace feliz es momento de decir ¡adiós! Reflexiona en que tanto aporta a tu vida esa persona, cuando algo no nos hace bien es momento de separarnos ya que tu energía y mente se desgastan por el hecho de querer cambiar a las personas. Recuerda que eso no pasará a menos que ellas quieran.

    Este punto también aplica para la gente que sólo te busca para contarte sus problemas o hacer chismes de otras, ya que esto se procesa en tu mente y puede alterar tus emociones y energía, es mejor no te involucres.

    4) No retrases tus compromisos. Seguramente en este inicio de año realizaste acuerdos contigo mismo. Uno de ellos puede ser el ir a correr o entrar a aquel club de lectura que tanto anhelas y que hasta hoy no lo has hecho. Ponte a pensar que ante cualquier circunstancia no debes olvidarte de ti. Aplazar nuestros compromisos para con nosotros mismos sólo hace que nos perdamos de sentirnos mejores ya que cada meta o reto nos aporta ganas, entusiasmo y por supuesto nos hace ser mejores.

    5) No des tiempo a quien no lo merece. Aprovecha este nuevo ciclo para depurar de tu lista a las personas que no muestran interés en ti. ¿Cuántas veces has buscado a aquel chico que tanto te gusta y que sólo te da cucharaditas de su tiempo? No más. Aprender a separar a la gente de verdad es importante para ti como tu para ella, hará que tu energía sea mejor, que te sientas apapachado por la gente que de verdad te quiere y que desea estar contigo, en las buenas, en las malas y por supuesto, en las peores.

    6) Desecha objetos que no utilices. De acuerdo al líder espiritual Dalai Lama, estar y vivir en un espacio desordenado y lleno de cosas innecesarias absorbe nuestra energía. Por ello, es recomendable que organices tu hogar, desde tu closet, tu ropa y hasta trastes de la cocina que ya no ocupes, incluso los tantos bolígrafos que guardas y que seguramente la tinta se encuentra seca e inservible. Todo esto te ayudará a gozar de armonía, tranquilidad y ahorro de tiempo.

    7) Da la cara a lo que no quieres. Muchas veces el no solucionar cosas del pasado como deudas o problemas, sólo generan estrés y ansiedad. Dar solución de inmediato a esto te quitará un gran peso de encima y evitará que te sientas mal, recuerda que lo que no se dice por la boca lo transmite el cuerpo a través de enfermedades. ¡Ojo!

    8) Acepta lo que no puedes cambiar. Desgastarnos por lo que no podemos modificar, como el jefe que tenemos o las acciones de otros sólo generan que estemos de malas, que nuestra energía se agote en ello y que no disfrutemos el día. Mejor acepta lo que no puede dar marcha atrás, a veces quisiéramos tener el control de todo, pero mejor ponte a ver lo positivo del asunto que es el que no puedas tener ese control. No olvides que “sorpresas da la vida”.

    9) Perdona y perdónate. A veces no es necesario que una persona te pida disculpas o perdón cuando tuvo algún error en persona. Si esta persona no se encuentra más en tu vida o no ha regresado a hacerlo, perdónalo desde tu interior y de manera sincera. No hay nada más gratificante que esto, ya que pierdes una carga emocional pesada que sólo te conflictua y que no te lleva a nada más a que a tornar grises los días. Haz lo mismo contigo, si fallaste en algo no esperes más y perdónate, eres un ser humano ¡No lo olvides!

    10) No dejes de amarte. En nuestra sociedad actual estamos sumergidos en una cultura del “envase”, es decir, importa más el cuerpo y como te veas que como te sientas. Verte todos los días al espejo y recordarte lo inteligente, capaz y extraordinario que eres hará que tu día sea más placentero, que logres tus objetivos y sobre todo que te sientas bien tal y como eres, eso dará paso a que tu energía sea única y a la vez que proyectes alegría y que si te das la oportunidad atraerás a personas con la misma sintonía de vida.

    Recuerda que desechar las cosas, personas o situaciones que no aportan armonía y bienestar a tu vida traerá importantes cambios, ya que somos energía, un elemento que tenemos que saber emplearlo para lograr situaciones positivas.

    Recurrir a buenos pensamientos, fijarte y lograr objetivos te harán una mejor persona. Créeme por pequeño que des el paso, es un nuevo comienzo para lograr todo lo que te propongas. Y lo más importante que hay que recordar siempre es que ¡Si a uno le va bien, le va bien a todos! Así que a hacer la cadenita de buenos deseos y salir al mundo a luchar por ellos.

    María Amelia Aguilar Rule

    @aguirule