Psicoballet para mejorar salud mental de niñas - Digitall Post : Digitall Post
DigitAllPost 2016©
Todos los derechos reservados

Contacto

    MÉXICO.- Entre el empedrado de las aceras y el bosque de niebla de Xalapa, Veracruz, Karina Mijares González experimentó en sí misma, desde los seis años de edad, la capacidad terapéutica de la danza.

    “No iban muy bien las cosas y me di cuenta que cada vez que asistía a clases de ballet mi ánimo cambiaba totalmente, se me olvidaban los inconvenientes, la misma danza me motivaba”, relató la egresada de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM y del Ballet Folklórico de México de Amalia Hernández.

    Desde el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) plantel Sur tuvo contacto con el psicoballet y un par de años después con la fundadora de la técnica, la cubana Georgina Fariñas, situación que la estimuló más tarde a replicar el modelo en nuestro país, sincretizar danza y psicología, emprender una investigación y realizar al mismo tiempo su trabajo recepcional para obtener el grado de licenciatura.

    El objetivo: descubrir el efecto de la danza en el desarrollo emocional de 13 niñas de nueve a 12 años de edad, integrantes de la casa hogar “Graciela Zubirán Villarreal”, del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia DIF.

    Mi estudio arrojó que el 92 por ciento de las pequeñas tuvieron cambios favorables. Gracias al apoyo de la UNAM pude conseguir materiales como vestuarios, ropa de ensayo, impresión de diplomas para las participantes, equipo de sonido, material didáctico y más”, señaló.

    Los resultados indicaron que la activación física artística las motivó. Se logró que tuvieran la iniciativa de asistir a clase, además de que comenzaron un proceso de toma de decisiones en otros ámbitos de su vida.

    Confiaron en ellas y la autoestima que normalmente es muy baja cuando están en una casa hogar (porque dicen ‘nadie me quiere, me abandonaron’) creció; “las interpretaciones negativas se empezaron a diluir, no con una terapia psicológica, que a veces es un poco invasiva, sino con la danza, que es más lúdica y divertida”.

    La danza, continuó, Mijares González, hace que pensemos en nuestro cuerpo, al mismo tiempo que activamos nuestra parte cognitiva, la atención y la memoria.

    “Se han sentido mejor juntas que peleándose, porque inicialmente reñían, se insultaban o se provocaban el llanto con un grado marcado de hostilidad. Conectar el cuerpo con la mente es algo que en el siglo XXI se empieza a olvidar por el sedentarismo, por el uso de redes sociales y videojuegos”, añadió.

    El psicoballet es un factor de cambio en el ser humano. Ante un mundo cada vez más violento, la universitaria se enfocó a descubrir cómo la danza puede romper esquemas desfavorables y desarrollar empatía y habilidades socioemocionales. “En Cuba ya se ha hecho esto con más de 40 mil personas y ha funcionado”, resaltó.

    Tras mencionar que fue vital el apoyo de Fayne Esquivel y Concepción Morán, académicas de la FP, informó que entre el 10 y 15 de abril de 2017 expondrá los resultados de su investigación en el Encuentro Internacional de Psicoballet de La Habana, además de incorporar la técnica a una compañía profesional de danza que realiza giras internacionales.

    con información de la UNAM

    jcrh