La película del populismo de Andrés Manuel López Obrador : Digitall Post
DigitAllPost 2018©
Todos los derechos reservados

Contacto

Por: Sergio Villaseñor

Muy en su papel de salvador nacional, Andrés Manuel López Obrador no ha dejado de lado el guión de su filme populista y ha integrado a toda clase de aliados surreales. Desde un falso dirigente que estaba en el exilio, acusado de desviar 55 millones de dólares de un Fideicomiso Minero hasta un futbolista de nula (probada) capacidad política, pasando por personajes que en otro momento, ni el sueño más bizarro hubiera llevado a imaginarlos con él.

Este experimento de López Obrador obedece a su intención de construir una nueva Arca de Noé pejista, contradiciendo toda lógica institucional y atravesando el espectro ideológico entero, que, de darle resultados, nuestros puestos democráticos quedarían bajo el mando de cualquier hijo de vecino (saludos, Adolfo Ríos).

Bajo este escenario, quedaría la duda si la nueva Arca de Noé la hundirán todos a quienes López Obrador sedujo en su aventura; o si él mismo, empoderado, procederá a la purificación, deshaciéndose de quienes sólo necesitó para ganar. Para los votantes de la izquierda no resulta fácil (y en general para los mexicanos) observar los coqueteos de López Obrador con el grupo que encabeza Elba Esther Gordillo. Habrá que ver si esta nueva estrategia del Peje de abrirle las puertas a una parcialidad política desprendida del PRI que tuvo la astucia de subirse al barco ganador con Felipe Calderón en 2006 le da resultado, y por su puesto, qué nos traerá a los mortales.

Recordemos que Fernando González Sánchez, yerno de Elba Esther, fue subsecretario en la SEP durante el segundo sexenio panista, lo cual le dio a la maestra cartas fuertes en el gabinete de Calderón como el ISSSTE y la Lotería Nacional.

La alianza tácita o explícita que parecería haberse fraguado entre López Obrador y la maestra sigue sin pasar desapercibida. Hasta antes de su encarcelamiento hace cinco años, Elba Esther Gordillo era considerada el ejemplo más claro corrupción. Sus desplantes políticos, las violentas prácticas sindicales, sus bolsos millonarios y sus gastos exorbitantes daban muestra de lo más siniestro del sindicalismo mexicano. Cayó en desgracia no porque el sistema hubiese querido hacer un acto de justicia o limpieza sino por una estricta operación de venganza política.

Al PRI de EPN le urgía castigar la traición de uno de sus generales y enviar el mensaje al resto de los rijosos. En otras palabras, Elba Esther perdió la inmunidad y cayó del poder porque no encontró la manera de compensar el pecado y regresar al redil para subsanar la traición cometida en contra del PRI.

Ahora, con su peculiar oportunismo, el PANAL, en teoría el partido del magisterio, ha apoyado formalmente al candidato oficial José Antonio Meade, pero Gordillo ha enviado al yerno a echarle porras a López Obrador.