Otro defensor de la mariposa monarca muerto en menos de una semana : Digitall Post
Noticias Nacionales ambientalista Homero Gómez mariposa-monarca Raúl Hernández Romero

Asesinan a otro defensor de la mariposa monarca en menos de una semana

AFP

Por: AFP

hace 1 semana

Asesinan a otro defensor de la mariposa monarca en menos de una semana

Imagen: Wikimedia Commons

  • Raúl Hernández Romero también era guía de turista en el santuario de Michoacán
  • Autoridades locales informaron que se esposa lo reportó como desaparecido el 27 de enero pasado
  • Con la muerte de Hernández Romero suman dos los defensores de la mariposa monarca asesinados en menos de una semana

Un defensor de uno de los santuarios de la mariposa monarca situado en Michoacán fue encontrado asesinado el sábado, a menos de una semana del hallazgo del cadáver de Homero Gómez, otro activista ambiental, informó la fiscalía regional.

El cuerpo de Raúl Hernández Romero se encontró en la localidad de Las Balsitas, del municipio de Ocampo, Michoacán. Presentaba “golpes contusos en diferentes partes del cuerpo y una herida en la cabeza, ocasionada con un objeto cortante”, detalló la fiscalía en un comunicado.

Hernández Romero, que también era guía de turista en el santuario. De acuerdo con la institución, su esposa lo reportó como desaparecido el 27 de enero pasado.

Con su muerte suman dos los defensores de la mariposa monarca asesinados en menos de una semana.

Segundo defensor de la mariposa monarca muerto

El miércoles de la semana pasada fue encontrado en un pozo el cuerpo del ambientalista Homero Gómez, de 50 años, también administrador de uno de los santuarios de la mariposa monarca.

Gómez fue de reportado como desaparecido el 14 de enero pasado.

Activistas de la región han señalado que la muerte del líder ambiental podría estar relacionada con las disputas de la tala ilegal de árboles en la zona.

La mariposa monarca (Danaus plexippus) recorre cada año hasta 4.500 km desde Canadá y Estados Unidos para establecer sus colonias en los bosques templados de oyamel y pino en el centro-oeste de México.

Sin embargo, la población de esta especie ha decaído drásticamente debido a los insecticidas, la deforestación y el cambio climático.