Los hombres y las indirectas - La Neta Pechugona : Digitall Post
La Neta Pechugona hombres indirectas La Neta Pechugona viral

Los hombres y las indirectas

Los hombres y las indirectas

Los hombres no entienden indirectas.

No las entienden. Punto. No. No sigan.

 

 

Por años quise que los hombres (háblese de amigos o novios) hicieran ciertas cosas porque asumía que ellos sabían lo que quería.

De alguna manera las mujeres creemos que los hombres pueden leer la mente igual que nosotras.

Pero chavas, sépanlo ese no es su poder, es el nuestro.

El poder de los hombres es saber estacionarse, calcular espacios, ser mapas andantes; la mayoría jura que son expertos en futbol o están aquéllos a los que les gustan los pokemones y ninguno responderá al llamado de “Esas flores están hermosas, me encantan, amor.”

No te las va a comprar; su cerebro no lo registró.

 

La intuición, el sexto sentido, el olfato de hembra Alfa, la agudeza y la destreza al estilo FBI son cosas puramente femeninas… y les juro que a veces odio tenerlo. Me gustaría ser un poco más pendeja.

 

Recuerdo estar emocionadísima por un bikini rojo que me compré. Tenía un plan armado para modelárselo a mi novio y así gozar de su atención por lo que restara del día.

 

Con lo que yo no contaba era que sucedía algo trascendental para México, para Europa… para el mundo entero y la humanidad…

La final de la Champions y jugaba en Real Madrid contra el Barça.

 

Me paré frente al televisor y desfilé, según yo, seductoramente. Meneaba mis pequeñas-grandes caderas, cuando lo que recibí por primera respuesta fue:

– Amor, ¿me haces unas botanitas?

OK, OK … respira, pensé, tiene hambre.

Como la neta lo quería mucho le hice sus botanas y regresé al ataque con el segundo intento.

Me pare frente al televisor con las botanas y le dije:

– ¿Oye te gusta mi bikini?

A lo que el me respondió con:

– ¡GOOOOOOOL!

¡Su madre!, me dije, ok, me le cruce en el gol, mala suerte.

Ahí va el tercer intento.

Tomo dos balones (tenia millones en su closet), me paro frente a la tele y le digo:

– Amore, ¿qué vas a querer, balón o balones?

Por un momento vi la duda en su cara; pero inmediatamente me respondió.

– ¡Balón, balón! Hazte para allá… ¡qué buena jugada!

Nunca vio el bikini.

 

En esos momentos ya ni enojarme era bueno. Me quedó claro que hubiera sido mas fácil decirle ¡A ver, animal del señor! O me pones atención, me agarras a becerros y me das una noche de pasión o te dejo de hablar una semana, a todo el show que hice. Ya que, aparte de quedar en ridículo, él nunca entendió lo que yo realmente quería.

No me quedo de otra que sentarme a ver lo que quedaba del partido, resignada y compartiendo la botana… obvio ya vestida.

 

Descifra el código

 

Quiero que entiendan que no lo hacen por malas personas o por insensibles, simple y sencillamente no tienen desarrollados sus cuatro oídos.

Su cerebro está destinado a escuchar los mensajes, certeros y simples. Su lado lógico está más desarrollado que el de nosotras, y el sensible es algo que exploran de otra manera.

Habiendo vivido eso, me prometí a mí misma siempre ser directa para ahorrarme enojos y decepciones con cualquiera de los hombres que tenia a mi alrededor.

 

Aquí, algunos ejemplos que ayudarán a saber qué es lo que su mujer quiere:

 

Mensaje: Amor, me siento mal.

Mensaje Real: Amor, me siento mal, quiero que me abraces y me cuides.

 

Mensaje: Amor, como que se te encogió la camisa ¿no?

Mensaje Real: Amor, sé que es tu camisa favorita, pero ya está más vieja que un mamut, ¡cámbiatela!

 

Mensaje: Mmmm… ese huevo quiere sal

Mensaje Real: Esa vieja te está zorreando; aléjate, ya me di cuenta y me estoy enojando.

 

Mensaje: Me encantaría ir a ese concierto, amo cómo canta Shakira.

Mensaje Real: Invítame de sorpresa a ver a Shakira.

 

Mensaje: Amor, ¿te gusta cómo me veo?

Mensaje Real: Dime que estoy bonita y abrázame.

 

Mensaje: Cómo odio que la gente olvide fechas importantes.

Mensaje Real: Mañana es nuestro aniversario, se te olvida y te mato.

Ahí se los dejo, para que le echen una pensada. Es un juego de ambos lados, pónganse buzos con los mensajes de sus mujeres.

Y nosotras digamos lo que queremos. Es más fácil y más rápido.

 

#lanetapechugona