Osos polares invaden Rusia; escapan del calentamiento global : Digitall Post
DigitAllPost 2018©
Todos los derechos reservados

Contacto

 

*En Rusia el cambio climático que está derritiendo el hielo marino a obligado a los osos polares a “invadir” el archipiélago ártico Nueva Zembla

 

El derretimiento de los polos a consecuencia del calentamiento global, prácticamente obliga a los animales a buscar un nuevo hogar para sobrevivir.

En Rusia por ejemplo, el cambio climático que está derritiendo el hielo marino a obligado a los osos polares a “invadir” el archipiélago ártico Nueva Zembla.

El lugar, ubicado en el noreste de Rusia está poblado por al menos unas 3 mil personas.

Durante los últimos meses al menos 52 osos polares han sido vistos en Beluchia Guba, el pueblo más grande de este archipiélago y en donde hay una base militar rusa.

 

 

Nueva era

Las consecuencias del cambio climático son demasiadas aunque muchas veces los seres humanos no logran visualizar tales.

En este caso, los osos polares se ven obligados, por su propia naturaleza, a adentrarse a un nuevo hábitat con el único fin de sobrevivir.

Ahora estos animales están en contacto directo con el hombre, algo que tiempo atrás no ocurría y que además pone el peligro a ambas especies.

Estado de emergencia

Ahora los pobladores del archipiélago temen por sus vidas, pues pueden toparse con un gigantesco oso polar en cualquier esquina y a cualquier hora.

De acuerdo con un funcionario en Rusia; “la gente tiene miedo de salir de casa y los padres tienen miedo de que sus hijos vayan solos a la escuela”.

Por estas razones las autoridades han decretado “estado de emergencia”.

 

 

En Rusia los osos polares están clasificados como una especie en peligro de extinción, por lo tanto, está prohibido cazarlos.

Por el momento, las autoridades intentan expulsar a los osos polares con vehículos de patrulla y perros.

Sin embargo esto va más allá de solo “expulsarlos”, estos animales están siendo víctimas del calentamiento global, consecuencia en gran medida del hombre.

¿Hasta cuándo nos daremos cuenta que somos nosotros mismos quienes provocamos esto?

Imagen: Especial