Berlín celebra setenta años de la Guerra Fría con dulces : Digitall Post
DigitAllPost 2019©
Todos los derechos reservados

Contacto
Trend berlin celebracion dulces guerra-fria

Berlín celebra setenta años de concluir la Guerra Fría con dulces

AFP

Por: AFP

hace 3 meses

Berlín celebra setenta años de concluir la Guerra Fría con dulces

Imagen:

* Aviones lanzaban golosinas para los niños en pequeños paracaídas cargados de caramelos, uvas pasas y chicles, en la ciudad de Berlín

Decenas de miles de berlineses recordaron el 70º aniversario del final del bloqueo de su ciudad, momento crucial de la Guerra Fría.

Se rindió homenaje a un piloto estadounidense de 98 años que participó de aquella gesta.

“Berlín es mi segunda patria, ¡gracias!”, dijo el ex aviador Gail Halvorsen en una fiesta organizada en el lugar donde se erigía el antiguo aeropuerto de Berlín, Tempelhof.

También te puede interesar: Las vacas, el matrimonio y las armas convulsionan Sudán del Sur

“Los héroes del puente aéreo de Berlín no fueron la gente que llevó comida sino la gente sobre el terreno, que se defendía”, comentó Halvorsen, apodado “el tío que bate las alas” o “chocolate volante” por la población local.

Miles de aviones atendieron las necesidades de los más de dos millones de habitantes de Berlín occidental sometidos al bloqueo terrestre y marítimo puesto en marcha por los soviéticos.

Con esta medida, la URSS pretendía hacerse con el control de esta parte de la ciudad, administrada por los aliados, y dominar así todo el este de Alemania.

Paracaídas con caramelos

Desde entonces, Halvorsen se convirtió en una figura emblemática del imaginario berlinés, pues fue uno de los primeros pilotos de los “Rosinenbomber”, los bombarderos de uvas pasas.

Este era el mote que se dio a los aviones militares de los aliados que lanzaban golosinas para los niños en pequeños paracaídas cargados de caramelos, uvas pasas y chicles.

Gail Halvorsen había explicado por entonces a unos niños berlineses cerca del aeropuerto que inclinaría las alas de su avión al sobrevolar la ciudad, y que así los avisaría de que iba a lanzar víveres. Esto le valió el apodo de “el tío que bate las alas”.

Imagen: AFP