¿Cuál es el problema de los monopatines en París, Francia? : Digitall Post
DigitAllPost 2019©
Todos los derechos reservados

Contacto
Trend alternativa-transporte francia monopatines paris

Monopatines en París, todo un problema para la comunidad

AFP<

Por: AFP

hace 2 semanas

Monopatines en París, todo un problema para la comunidad

Imagen:

* Muchos ciudadanos exigen más reglas para organizar los monopatines en París un transporte que se considera todavía anárquico

Con cabelleras y rostro al viento, auriculares bien puestos, zigzaguean peatones o automóviles.

Se trata de los usuarios de monopatines que ahora son parte integral del paisaje parisino, donde, como en otras ciudades del mundo, muchos exigen más reglas para organizar un modo de transporte todavía anárquico.

Los monopatines eléctricos de alquiler aparecieron hace un año en París y desde entonces están en todas las calles, en todas las aceras, y el entusiasmo por estos vehículos asociados a la infancia durante mucho tiempo no tiende a desaparecer.

Pero cada vez se suman más voces para denunciar su peligro y su uso anárquico.

Esta semana los operadores de los monopatines de alquiler discutian con la alcaldía de París una normativa de buena conducta “para un uso controlado y sostenible” de estas máquinas y “respeto por el espacio público y la seguridad de los vehículos parisinos”.

Más de una decena de empresas de alquiler, incluidos American Bird, Lime y más recientemente Uber, operan en París, y la flota de monopatines eléctricos, que actualmente se estima en 15.000, podría llegar a 40.000 para fines de año.

En sus seis primeros meses, Lime considera que “París es uno de los mercados más grandes de monopatines de alquiler en el mundo”, estima el número de rentas diarias en 30.000 y en más de dos millones el número de trayectos efectuados con su flota.

“Es fácil, es libertad”, afirma Yosra Haj Jabid, una joven tunecina italiana que llegó recientemente a París y que suele desplazarse a diario en monopatín, más que en transporte público común.

“Rápido, fácil y divertido, menos caro que un Uber”, defendió una pareja de turistas ingleses, John y Lizzy, que recorrían el barrio de la Tour Eiffel sobre estas plataformas metálicas a batería.

“Esta gente hace como si estuvieran solo ellos. Toman riesgos, van esquivando peatones, estacionan sus aparatos en cualquier lugar. ¿Dónde está el civismo?”, se pregunta indignado Yves Goupil, almirante jubilado de 88 años.

“Es hiper peligroso, van super rápido. Hay demasiados y en todas partes”, se queja Juliette, una estilista.

Imagen: Pixabay