¿Qué pasa con Quetzalcóatl en el árbol de Navidad del Senado? : Digitall Post
Trend arbol navidad quetzalcoatl senado

Quetzalcóatl es la imagen del árbol de Navidad del Senado: aunque causa revuelo, no es la primera vez que esto ocurre

Redacción

Por: Redacción

hace 7 meses

Quetzalcóatl es la imagen del árbol de Navidad del Senado: aunque causa revuelo, no es la primera vez que esto ocurre

Imagen: Cortesía: Wikimedia (Por Juan Carlos Fonseca Mata)

  • El árbol, que está en el recinto legislativo, es criticado por las y los senadores, especialmente los opositores a Morena.
  • El diseño tiene como propósito fomentar el «amor a la patria».
  • Quetzalcóatl fue relacionado hace décadas con la Navidad por un expresidente.

Quetzalcóatl, uno de los dioses más temidos en la época prehispánica y mejor conocido por su figura (serpiente emplumada) es la imagen del árbol de Navidad que está en el Senado de la República.

Sí, leíste bien: este personaje sustituyó a Santa Claus en el pino que se encuentra en el recinto legislativo. La elección del personaje molestó a las y los legisladores, especialmente a quienes pertenecen a partidos opositores a Morena, el grupo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

«Felicito a la 4T por su árbol de Navidad en el Senado; es el vivo y fiel retrato de Morena», escribió la senadora Lilly Téllez, del Partido Acción Nacional (PAN) en Twitter.



Al difundirse las imágenes del árbol navideño con Quetzalcóatl como protagonista, el «chisme» salió del Senado y se hizo viral en redes sociales.



«¿A qué ‘creativo’ se la habrá ocurrido la idea del Quetzalcóatl tree? Ha de ser una especie de Mr. Bean mexicano, quiero saber qué hizo para el Día de muertos. Tal vez puso un Santa Claus zombie», comentó el muralista Eduardo Urbano Merino.

«Solo vine a decir que me parece interesante la propuesta de Quetzalcoatl en el árbol de navidad», opinó el usuario de Twitter @KRHISTIANTOLEDO.

¿Por qué Quetzalcóatl es el nuevo Santa Claus (al menos para las y los senadores)?

La diseñadora del árbol, quien habló de manera anónima en Milenio, explicó que eligió a este dios para promover el amor a la patria.

«Señaló que el concepto de este árbol-pirámide es ‘yuxtaponer’ el concepto de la Navidad con el de ‘nuestro dios supremo prehispánico, Quetzalcóatl’. Recordó que el mito de ese dios era que se convirtió en estrella con la promesa de que volverá algún día. Mientras que la Navidad también está relacionada con la estrella de Belén, ‘ahí existe esa similitud'», de acuerdo con el diario.

Además, puntualizó que para las y los mexicanos, Quetzalcóatl era nuestro Jesús antes de la llegada de los españoles.

El resultado final de esta obra se verá el 9 de diciembre, cuando el presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal, encienda el árbol navideño.

Pero la «serpiente emplumada» en Navidad no es nuevo

Lo cierto es que pensar que el dios con forma de serpiente emplumada te lleva regalos en la noche del 24 de diciembre es algo… perturbador. Sin embargo, su aparición en las fiestas decembrinas no es una novedad.

En 1930, el entonces presidente Pascual Ortíz Rubio promovió que Quetzalcóatl fuese quien llevara la «magia de la Navidad» a las y los niños de esa época, misma en la que Santa Claus se hizo muy popular.

Su idea fue tal que se convirtió en decreto. El 23 de diciembre de 1930, en el Estadio Nacional (posteriormente fue el multifamiliar Juárez, en la Ciudad de México), Ortíz Rubio encabezó el festival donde el dios prehispánico era la figura central.

En el evento «había árboles de Navidad decorados con luces de colores, la procesión de sacerdotes, batallones y bailarinas honrando a la serpiente emplumada”, de acuerdo con El Universal.

Al final del evento, donde regalaron ropa, juguetes y más a las y los niños, entonaron el himno al dios.

Pero esto no se detuvo ahí. A la gente no le gustó que Quetzalcóatl formara parte de la Navidad (como en el árbol del Senado) y mucho menos que diera presentes.

«La sociedad se opuso por completo a la disposición oficial, no por defender al antipático Santa Claus, sino porque la Navidad era una celebración católica», refiere Alejandro Rosas en su libro «México Bizarro».

Tal fue el descontento que este festival nunca se volvió a celebrar y no se tocó el tema… hasta ahora.

 

Conoce más historias en Digitallpost y Coolture.
Síguenos en FacebookTwitter e Instagram.