El spanking llegó para quedarse, ¿te gusta castigar o ser castigado? : Digitall Post
Placeres bondage educacion sexual masoquismo pareja roles sadomasoquismo spanking

El spanking llegó para quedarse, ¿te gusta castigar o ser castigado?

Redacción

Por: Redacción

hace 3 años

El spanking llegó para quedarse, ¿te gusta castigar o ser castigado?

*Si eres de los que les gusta dar o recibir nalgadas ya estás dentro del spanking, una práctica sexual de dominación en la que los roles (dominación/sumisión) son indispensables.

Nunca está de más darle un toque erótico al sexo, y dentro de prácticas como el Bondage, el masoquismo y el sadismo podemos encontrar el spanking.

Frecuentemente practicado por las parejas, el spanking ha llegado para quedarse.



 

¿Qué es el Spanking?

Si eres de los que les gusta dar o recibir nalgadas ya estás dentro del spanking, una práctica sexual en la que los roles (dominación/sumisión)  son indispensables para llegar a la excitación máxima.

El término proviene del inglés “spanking” y hace referencia a los “azotes” o nalgadas en la intimidad.



Esta práctica puede hacerse con las manos o con el uso de otros elementos como látigos, reglas o bastones especialmente diseñados para este fin.

¿Cómo se practica?

Primero, la pareja debe dejar de lado los tabúes y entregarse completamente a la fantasía.

El spanking es la práctica por excelencia para cumplir con la típica fantasía del profesor y la alumna, la enfermera y el paciente o la niña mala y el castigador. Recuerden que no hay límites para la imaginación.

 

Te puede interesar: La verdadera razón por la que ellas gritan en la cama

 

Lo anterior, debido a los roles dominador/dominado, en donde la parte sumisa será quien reciba el castigo con azotes.

Se puede disfrutar en la clásica posición de perrito o sobre las rodillas, en donde el dominador se encuentra sentado y el dominado recostado sobre sus rodillas.

 

 

La comunicación es indispensable, como regla general se deben evitar los golpes violentos, y la intensidad de estos debe adaptarse al gusto de la pareja.

Los roles no deben perderse, pues parte de la fantasía es sentir el placer de ser dominado y viceversa, de dominar al ser deseado, sólo así se podrá llegar a  la máxima excitación.

Es válido que pruebes ambos roles, así podrás descubrir si te gusta castigar o si prefieres ser castigado.

Imagen: Especial