Terminar la pelea en el sillón ¿Por qué el sexo de reconciliación nos gusta tanto? : Digitall Post
Placeres pareja pasion pelea reconciliacion relaciones sexualidad

Terminar la pelea en el sillón ¿Por qué el sexo de reconciliación nos gusta tanto?

Redacción

Por: Redacción

hace 3 años

Terminar la pelea en el sillón ¿Por qué el sexo de reconciliación nos gusta tanto?

*Alguna vez te has preguntado ¿por qué el sexo de reconciliación después de la pelea resulta ser tan placentero?, la ciencia lo explica todo

Bien dicen que no hay nada mejor que el sexo de reconciliación, o el de despedida, o… bueno, eso es otro cuento.

Alguna vez te has preguntado ¿por qué el sexo después de una intensa pelea resulta ser tan placentero?

Pues la ciencia nos ilumina en este tema; resulta que cuando nos enojamos nuestro cerebro genera químicos que, cuando se juntan con las hormonas de nuestro organismo resultan en una mezcla de pasión.

Es decir, existe un estrecho vínculo entre las situaciones de conflicto y la excitación sexual.

Un estudio realizado en la Universidad de Valencia explica que en esos momentos de enojo el cuerpo se recarga de noradrenalina, adrenalina y testosterona, hormonas que unidas a la percepción de amenaza, inevitablemente encienden el deseo.

La combinación perfecta

Estudios previos realizados en 1974 buscaron demostrar esta relación al poner a las personas en situaciones de riesgo y cuestionar sobre su deseo sexual en ese momento.

Fueron las personas en situaciones de mayor riesgo, como estar en un puente colgante, las que declararon haber sentido cierto deseo sexual por su entrevistador.

Quizá esto podría ser una explicación a esos arranques pasionales luego de una pelea intensa en pareja.

Es cierto que nos sentimos en peligro o riesgo al reclamar o vociferar contra el ser amado, pero también lo es el hecho de que estas situaciones son excitantes hasta cierto punto. ¿O no?

Aunque claro, cuando hablamos de problemas graves, lo mejor es hablar del tema con la pareja, porque el amor y el sexo no “curan” todo.

Imagen: Especial