¿Qué onda con los apagones en Venezuela? : Digitall Post
DigitAllPost 2019©
Todos los derechos reservados

Contacto
¿Qué onda con...? apagones crisis-politica energia electrica venezuela

¿Qué onda con los apagones en Venezuela?

Viridiana Escotto<

Por: Viridiana Escotto

hace 4 meses

¿Qué onda con los apagones en Venezuela?

Imagen:

 

Una de las noticias internacionales que ha acaparado la atención de todos los medios es la crisis política que se vive en Venezuela y sobre todo en una de sus consecuencias; los apagones en diversas ciudades y poblados de aquel país.

Mientras el presidente Nicolás Maduro y el líder opositor y autoproclamado presidente interino Juan Guaidó, se mantienen firme en la lucha por el poder, los venezolanos sufren.

 

Y ¿por qué tanto apagón?

Pues bien, desde que Nicolás Maduro es presidente, elegido en 2014, la crisis social, económica y política se agravó enormemente, lo que llevó a un aumento considerable de la delincuencia, la inflación, la pobreza y el hambre.

Sin embargo, el que Juan Guaidó se haya autoproclamado presidente no acercó más a Venezuela a terminar con la crisis que lo hunde, pues por el contrario la situación está más tensa cada vez.

Entre que Maduro acusa de traidor y asesino a Guaidó  y que éste responde llamándolo usurpador, la pelea política mantiene sumidos en la incertidumbre los que verdaderamente importan: los venezolanos.

Una de las secuelas más sonadas en medios de comunicación y redes sociales de las últimas semanas son los Apagones en gran parte de Venezuela.

 

Foto: AFP

 

Pero ¿qué pasa con la energía eléctrica en Venezuela?

Aunque parezca un problema reciente, la verdad es que no lo es. Desde principios del milenio, Venezuela se ha enfrentado a una crisis energética  que ha mermado la economía.

En Venezuela, una de las tierras más rica en minerales, pasa uno de los ríos más caudalosos del mundo; el Caroní.

Este río, rodeado de montañas, piedras y cascadas se considera uno de los mejores lugares del planeta para generar energía hidráulica.

Por eso, el fallecido Hugo Chávez dijo alguna vez en referencia a la generación de energía eléctrica que Venezuela iba “rumbo a convertirse en una potencia energética mundial”.

 

Entonces ¿qué pasa? ¿Por qué al ser un país que puede generar tanta energía, no la tienen?

Durante la última década, millones de venezolanos han tenido que acostumbrarse a vivir entre apagones y racionamiento de electricidad.

 

Foto: AFP

 

 

¿Las causas? Son múltiples y complejas.

Una de las probables causas y favorita del gobierno venezolano es una prolongada sequía que se presentó a mediados de 2009, la cual ocasionó que el agua en el embalse de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar alcanzara niveles muy bajos.

Esto ocurrió durante una ocurrencia del fenómeno climático de El Niño en aquel año.

En aquel entonces se tomaron diversas medidas para sortear la problemática, desde racionar la energía eléctrica en algunas poblaciones, hasta apagones temporales.

 

El perfecto pretexto…

Por supuesto, el gobierno ha rechazado alguna otra explicación que no sea la de la sequía y por supuesto el sabotaje, que por cierto dice Maduro ha sido planeado y perpetrado por Estados Unidos.

La sequía ha limitado la producción de las hidroeléctricas, responsables  de un 70% de la oferta, lo cual es otro problema, pues muchos expertos coinciden en que demasiada dependencia en un solo método de generación trae muchos problemas.

Y si bien es cierto que el factor clima ha sido uno de los principales factores de la crisis, el otro gran problema es la falta de mantenimiento del sistema, que tiene un papel importante en las afectaciones al sistema eléctrico.

Además, un reportaje elaborado por la BBC confirmó que en Venezuela no se está generando suficiente energía porque un 50% del sistema instalado está inactivo, es decir que generar energía para la mitad de la población.

 

Foto: AFP

 

¿Por qué?

En 2015, ingenieros de la estatal Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), algo así como la CFE venezolana, dijeron a la BBC que uno de los mayores problemas es que no hay infraestructura nueva para conexiones adicionales.

“Es un problema de distribución: cada vez que se conecta alguien nuevo, se va mermando el conductor y se daña el aislamiento y, si no se instalan nuevas vías de transmisión, el sistema colapsa”, dijo uno de los ingenieros.

Entonces ¿por qué no se destina dinero a los sistemas de distribución de energía? Sencillo, todo el sistema de distribución de energía, desde el reemplazo de un transformador caducado hasta el repuesto del carro que usan los electricistas, se ve afectado por la crisis de divisas e importaciones que actualmente sufre Venezuela.

Otro cáncer contra la energía eléctrica es el nepotismo, Corpoelec es una empresa que se creó para centralizar el sistema eléctrico en manos del Estado .

La estructura de la compañía se modificó y muchos directivos expertos en energía fueron reemplazados por políticos y militares que ganaron relevancia política pero no en beneficio de la paraestatal.

 

Foto: AFP

 

 

Una triste realidad…

La realidad es que los apagones son frecuentes en el país petrolero, y sistemáticamente el gobierno los atribuye a sabotajes de la oposición y Estados Unidos.

Después del mega apagón de principios de marzo, la compañía eléctrica Corpoelec denunció, sin dar mayores detalles, un sabotaje en el embalse, ubicado en el estado Bolívar.

“Sabotearon la generación en Guri… Esto es parte de la guerra eléctrica contra el Estado. ¡No lo permitiremos! Estamos trabajando para recuperar el servicio”, publicó la empresa en redes.

En días recientes, Maduro denunció que un “incendio de gran magnitud” provocado por “terroristas” amparados por Estados Unidos, prolonga el apagón que tiene sumida en las tinieblas a Venezuela en este preciso momento.

Un año antes, Maduro habría ordenado  a la Fuerza Armada activar un plan especial para custodiar instalaciones del sistema eléctrico ante lo que llama una “guerra eléctrica” para generar descontento popular, pero las fallas persisten.

Como sea, y entre que son peras o son manzanas la realidad es que la falta de suministro eléctrico en Venezuela es un cáncer que se expande por toda la población, generando ausencias laborales y colapsando en muchos sentidos las actividades comerciales.

Un dolor más para la sociedad mermada por la crisis, quienes ven interrumpida la formación y educación de sus hijos y quienes sufren las consecuencias de un país, su país, el que lamentablemente no puede garantizarles nada.

 

Foto: AFP