Conoce a los técnicos ortoprotesistas de los Juegos Paralímpicos 2020 : Digitall Post
Deportes atletas Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 ortoprótesis

Juegos Paralímpicos de Tokio 2020: Conoce a los técnicos ortoprotesistas que ayudan a las y los atletas

Business Insider México

Por: Business Insider México

hace 2 meses

Juegos Paralímpicos de Tokio 2020: Conoce a los técnicos ortoprotesistas que ayudan a las y los atletas
  • Los técnicos ortoprotesistas en los Juegos Paralímpicos son responsables de garantizar que todos los atletas cuenten con el equipamiento necesario para competir al máximo.
  • Ottobock, uno de los patrocinadores de los Juegos Paralímpicos, abrió las puertas de su Centro de Servicio de Reparación Técnica en Tokio 2020.
  • Business Insider México platicó con Thomas Pfleghar, quien fue director de dicho taller en Río 2016 y volverá a participar en los próximos Juegos Paralímpicos.

En los Juegos Paralímpicos existe un grupo de personas que trabajan día y noche para garantizar que los atletas puedan competir al máximo: los técnicos ortoprotesistas.

Uno de ellos es Thomas Pfleghar, quien con más de 30 años de experiencia ha asistido a todas las justas veraniegas desde Londres 2012 con el objetivo de reparar cualquier tipo de equipamiento que los atletas necesiten.

“No importa de dónde venga, qué es o qué empresa la fabricó. Reparamos todo lo que es posible. No importa si es una silla de ruedas o una prótesis; y si no se puede, la hacemos de nuevo”, compartió en entrevista con Business Insider México antes del arranque de Tokio 2020.

“No importa lo que pase. La regla para nosotros es: el atleta tiene que participar en los Juegos Paralímpicos a cualquier costo”, agregó.

Thomas Pfleghar
Thomas Pfleghar, director regional de Educación y Atención Médica en Ottobock.
Cortesía: Ottobock.

Ottobock, la empresa responsable del Centro de Servicio de Reparación Técnica en los Juegos Paralímpicos

Originario de Alemania, Pfleghar actualmente vive en Brasil, en donde es director regional de Educación y Atención Médica de Ottobock, fabricante de prótesis, órtesis y sillas de rueda de alta tecnología.

La empresa alemana, fundada en 1919 por Otto Bock, es patrocinador de los Juegos Paralímpicos desde Seúl 1988.

Por lo tanto, en cada una de sus ediciones es la responsable de implementar el Centro de Servicio de Reparación Técnica ubicado en la Villa Paralímpica. Los atletas pueden acudir a él de forma gratuita durante las competiciones.

Además, Ottobock establece centros más pequeños de reparación y servicio en las diferentes sedes de los Juegos para brindar primeros auxilios; así como un centro móvil completamente equipado.

Juegos Paralímpicos
Cortesía: Ottobock, Tokio 2020

Pfleghar explicó que su participación en los Juegos Paralímpicos se dio gracias a una invitación directa de Ottobock, empresa en la que ya trabajaba.

Él fue asignado como el director técnico responsable del centro para Río 2016, por lo que era fundamental que acudiera a Londres 2012 para “tener experiencia y saber cómo funciona toda la dinámica dentro del taller”.

Cuatro años más tarde, él y los 97 técnicos que participaron en el evento disputado en Brasil realizaron aproximadamente 2,400 reparaciones e invirtieron 10,400 horas de trabajo, según un comunicado de prensa de la empresa.

Para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 —que se celebrará del 24 de agosto al 5 de septiembre tras ser pospuestos un año por la pandemia del Covid-19—, el Centro de Servicio de Reparación Técnica abrió sus puertas el 17 de agosto y contará con 106 técnicos expertos de 24 países diferentes.

Pfleghar será uno de los representantes de Latinoamérica, junto a Emerson Bovo de Brasil y Miguel Espinoza de Chile.

Un trabajo que no se hace por dinero

Juegos Paralímpicos
Cortesía: Ottobock.

Los técnicos ortoprotesistas que trabajaran en los Juegos Paralímpicos tendrán contacto con aproximadamente 4,400 atletas del deporte adaptado de diferentes partes del mundo.

Tomando en cuenta lo anterior, poder comunicarse directamente con ellos es fundamental para conocer cuáles es el tipo de ayuda que necesitan.

“(La comunicación) es la parte más importante de los técnicos, porque al final tienes que entender a un ser humano que busca transmitir sus sentimientos”, dijo Pfleghar. “Él tiene que informar qué está pasando, cuál es el problema, qué siente, qué le duele, etc.”

Él también explicó que esa es la razón por la que Ottobock busca que todos los técnicos ortoprotesistas que trabajen en el evento hablen múltiples idiomas.

En su caso específico, Pfleghar domina el alemán, el portugués y el español. Sin embargo, dijo a Business Insider México que no existen suficientes palabras para describir cómo es su trabajo en los Juegos Paralímpicos.

“Simplemente es placentero”, platicó. “La participación es directa, porque estamos en la Villa Paralímpica, en un taller, y tenemos contacto directo con todos los atletas que pasan por ahí”.

“Yo creo que es el mejor ambiente de trabajo del mundo. No trabajas por dinero o dar un resultado, sino por hacer algo por una persona que tiene una necesidad y la alegría de competir”, agregó.

Los técnicos ortoprotesistas a veces tienen que improvisar

Ottobock
Cortesía: Ottobock.

Los días en el Centro de Servicios de Reparación Técnica durante los Juegos Paralímpicos están llenos de estrés, sobre todo cuando se necesita improvisar.

“Por ejemplo, si hay una silla de ruedas que no sabes qué empresa la fabricó, tienes que encontrar la herramienta o la pieza necesaria para su mantenimiento. A veces es difícil”, dijo Pfleghar.

“Claro que una empresa no tiene todas las piezas de mantenimiento que existen en el mundo y de todos los fabricantes. Es muy difícil organizar todo eso”, añadió.

En dichos escenarios, la clave del éxito está en el trabajo de equipo, ya que las mentes de todos los técnicos deben unirse para pensar en la mejor solución. Recordemos que no hay excusas y los atletas siempre deben estar listos para competir en sus respectivos eventos.

Sin embargo, en casos muy específicos, la dirección del taller se las puede ingeniar para que las metas de todos los deportistas adaptados se cumplan.

Pfleghar recordó el caso de un atleta africano que acudió al Centro de Servicios de Reparación Técnica con una silla de ruedas en pésimas condiciones.

“En su país la habían montado con partes de diferentes sillas de ruedas, obviamente de distintos fabricantes”, contó. “Era muy humilde y llegó preguntando si había la posibilidad de darle mantenimiento. Era imposible. Hay situaciones en las que no puedes hacer nada».

“La dirección general del taller tomó la decisión de regalarle una silla de ruedas que teníamos ahí”, agregó. “Durante las dos semanas que estuvo en la Villa Paralímpica, el chico siempre visitaba el taller para agradecernos. Fue algo que me marcó mucho”.

El Centro de Servicio de Reparación Técnica se comienza a planear con un año de anticipación de los Juegos Paralímpicos

Juegos Paralímpicos
Cortesía: Ottobock.

Para los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020, el Centro de Servicio de Reparación Técnica de Ottobock contará con 18 toneladas de equipo y maquinaria, que incluyen enrutadores de enchufe, sierras de cinta, hornos de calentamiento infrarrojos, perforadoras de pilares y equipos de soldadura.

También tendrá a su disposición 17,300 piezas de repuesto que van desde tornillos hasta prótesis de rodilla y sillas de rueda.

Todo lo anterior será necesario para cumplir con las 2,000 reparaciones esperadas (200 por día), informó la empresa alemana en un comunicado de prensa.

Abrir las puertas de un taller como este necesita muchísima preparación. En el caso de Río 2016, Pfleghar explicó que se inició con toda la logística un año antes de que iniciaran los Juegos Paralímpicos.

“Hay que decidir cuántos técnicos iban a ir, qué países, quiénes serían y cuál sería nuestro plan de trabajo. Normalmente, durante los Juegos, hay tres turnos que trabajan en el taller principal, pero también hay que ver la logística para las diferentes sedes”, dijo.

Otros preparativos incluyen saber cuántas toneladas de equipo se va a necesitar transportar desde Alemania, contar con todos los permisos para dar un buen funcionamiento y hacer múltiples tests para garantizar que todo marche de la manera adecuada.

Ottobock
Cortesía: Ottobock, Tokio 2020

Tokio 2020 cuenta con una particularidad que lo hace diferente a cualquier otra edición de los Juegos Paralímpicos: fueron pospuestos un año por la pandemia del Covid-19.

No obstante, Pfleghar aseguró que dicho retraso no afectó los planes logísticos de Ottobock.

“El anuncio se dio con suficiente tiempo. Nosotros sabíamos que no se harían los Juegos, por lo que mucho equipo se mantuvo en Alemania. Algunas sustancias químicas vencieron, pero en esos casos se sacaron esos productos y se usarán nuevos”, profundizó.

El ténico ortoprotesistas también considera que el mayor cambio que enfrentará el Centro de Servicio de Reparación Técnica de Tokio 2020 por el coronavirus será la cantidad de personas que podrán entrar en él al mismo tiempo.

“No tendremos a tantos atletas al mismo tiempo adentro del taller. Necesitamos tener un poco más de cuidado. En cuanto al ambiente de trabajo; no creo que la pandemia afecte negativamente”, contó.

Desafortunadamente, los atletas, con quienes trabajará diariamente para ayudarlos a competir, sentirán el impacto de la pandemia de manera más profunda.

Al igual que los Juegos Olímpicos que finalizaron el pasado 8 de agosto, los Paralímpicos de Tokio 2020 se disputarán a puerta cerrada para evitar la propagación del virus.

“Para los atletas va a ser más triste. El ambiente de las personas y el ruido que producen es una motivación para ellos”, finalizó Ottobock.

Por Andrea Saint Martin

Con información de Business Insider México

Conoce más historias en Digitallpost y Coolture.
Síguenos en FacebookTwitter e Instagram.